Cómo cocinar piernas y pechugas de pollo en el horno

Cocinar el pollo en el horno es una de las maneras más sencillas y eficaces para conseguir una carne jugosa y tierna. Pero, tienes que hacerlo correctamente. El pollo cocinarse en el horno a fuego lento, pero en general es aconsejable añadir líquido o recubrir el pollo para atrapar la humedad utilizando ese método. Cocinar trozos de pollo con la piel es una manera de mantenerlo jugoso sin añadir las calorías de un rebozado o capa de masa. Hornear las piezas de pollo a una temperatura alta les ayuda a cocinarse rápidamente, lo que también ayuda a evitar que se resequen.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Toallas de papel
  • Bandeja para asar
  • Aerosol antiadherente para cocinar
  • Aceite de oliva
  • Condimento
  • Tenazas
  • Termómetro de lectura instantánea

Instrucciones

  1. Precalienta el horno a 400 grados F (204°C).

  2. Enjuaga los muslos de pollo y pechugas y sécalas con toallas de papel.

  3. Rocía una bandeja para hornear con aceite en aerosol para cocinar.

  4. Coloca las piezas de pollo en la bandeja con las pechugas en el interior y las patas dispuestas en los bordes. Rocía con aceite de oliva y espolvorea la mezcla de condimentos favoritos por encima del mismo.

  5. Hornea el pollo durante 30 a 40 minutos, hasta que esté crujiente y de color marrón.

  6. Prueba el punto de cocción introduciendo un termómetro de lectura instantánea en la pechuga de pollo más gruesa. Las piezas de pollo se hacen cuando la temperatura interna alcanzan los 165 grados F (74°C).

Consejos y advertencias

  • Cubre el pollo con papel de aluminio si parecen estar dorándose demasiado rápido.
  • Nunca trates de medir el grado de cocción visualmente, sólo una lectura del termómetro es fiable.

Más galerías de fotos



Escrito por brynne chandler | Traducido por gabriela nungaray