Cómo cocinar peppers (pimientos) y cebollas para hacer fajitas

Las fajitas nacieron por necesidad. Los trabajadores mexicanos de los ranchos en las décadas de 1930 cobraban parte de sus salarios con cortes de novillos. Aprendieron a obtener lo mejor del filete de falda gomoso asándolo, cortándolo en tiras finas y enrollándolos dentro de una tortilla junto con montones de peppers (pimientos) y cebollas. Tanto si los fríes como si los asas, cocina los vegetales de la misma forma en que cocinas la carne de tus fajitas.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Tabla de cortar
  • Cuchillo
  • Sartén
  • Espátula
  • 2 o 3 pimientos, verde, amarillo y rojo
  • 1 cebolla grande
  • 1 cucharadita de ajo, aproximadamente 2 dientes
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de jugo de lima

Instrucciones

    Prepárate

  1. Escoge pimientos multicolores. Los pimientos de diferentes colores tienen gran atractivo visual, pero también proporciona diferentes sabores, vitaminas y fitonutrientes. Por ejemplo, los pimientos rojos son un poco más dulces que los otros y tienen licopeno, un poderoso antioxidante. Escoge pimientos firmes y sin marcas.

  2. Lava los pimientos. Retira los tallos, las semillas y los nervios. Enjuágalos para quitarles las semillas que queden y pela las cebollas.

  3. Corta los pimientos en tiras de 1/2 pulgada (1.25 cm) de ancho. Parte la cebolla por la mitad y luego en rodajas finas. Pon los vegetales en un bol y mezcla 1 cucharada de aceite de oliva y ajo.

    Fríelos

  1. Fríe la carne que vas a usar en las fajitas. Retira la carne y ponla a reposar. Desglasa la sartén con jugo de lima a fuego medio-alto. Usa una espátula para raspar y aflojar los restos pegados de la carne que freíste.

  2. Agrega 1 cucharada de aceite de oliva a la sartén. Deja calentar algunos segundos. Agrega la mezcla de pimientos y cebollas a la sartén. Soasa los vegetales por un minuto antes de revolverlos. Luego, cada 90 segundos más o menos, revuélvelos, raspando el fondo de la sartén con una espátula. Saltéalos por un total de cinco a seis minutos. Deben estar blandos y algo chamuscados.

  3. Retira los vegetales de la sartén, pásalos a una fuente y tápalos para mantenerlos calientes.

    Ásalos

  1. Retira la carne de la parrilla y déjala reposar. Pon los vegetales sobre una zona de la parrilla donde haya fuego alto y coloca tu parrilla a gas a fuego medio-alto.

  2. Soasa los vegetales por un minuto o dos. Si asas vegetales normalmente, compra una cesta de grillado para evitar que se escurran entre las rejillas y poder moverlos más fácilmente. Como alternativa, envuélvelos en papel aluminio para que queden planos. Usa un tenedor para hacer algunos agujeros en el papel. Baja la temperatura a medio o, si los vegetales están en un cesto, muévelos a una zona menos caliente de la parrilla. Cierra la tapa de la parrilla por cinco o seis minutos a fuego medio.

  3. Retira los vegetales, colócalos en un bol y tápalos para retener el calor.

Más galerías de fotos



Escrito por jon williams | Traducido por maria eugenia gonzalez