Cómo cocinar una pechuga de pavo Butterball en una olla de cocción lenta

El estadounidense promedio come más de 13 libras de pavo cada año. Eso es el doble de la cantidad de pavo consumido por persona al año a finales de 1980. El aumento en la popularidad del pavo se debe a su nutrición, especialmente la carne blanca de la pechuga, es baja en grasa total, grasas saturadas y colesterol. Aunque las pechugas de pavo son normalmente asadas, una olla de cocción lenta es una manera fácil y rápida de conseguir una carne húmeda y llena de sabor sin apoderarse del horno. Puedes preparar una pechuga deshuesada de pavo Butterball de 3 libras o la pechuga con hueso de 3 a 9 libras en una olla de cocción lenta.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Pechuga de pavo deshuesada o con hueso, descongelada
  • Toallas de papel
  • Aerosol antiadherente o aceite de oliva
  • Condimentos, como sal, pimienta, hierbas y especias
  • Líquido, como caldo o vino
  • Termómetro para carne
  • Tabla para cortar
  • Papel aluminio

Instrucciones

  1. Retira la pechuga de pavo de su paquete, deja la malla que lo cubre en su lugar. Utiliza toallas de papel para secar la carne.

  2. Rocía todo el exterior de la pechuga de pavo con aerosol antiadherente o úntalo con aceite de oliva. Condimenta todos los lados con sal, pimienta y las hierbas y especias de tu elección.

  3. Coloca la pechuga de pavo en la olla con la piel boca arriba. Vierte agua, caldo, vino o una combinación, calcula media taza de líquido para una pechuga de pavo de 3 libras.

  4. Pon la tapa de la olla en su lugar. Enciéndela con la opción baja y deja que la pechuga se cocine por cuatro horas.

  5. Revisa que la temperatura interna del centro y ambos lados de la pechuga haya alcanzado los 140 grados Fahrenheit. Utiliza un termómetro para carne para hacer esto.

  6. Vuelve a colocar la tapa de la olla. Cocina la pechuga por aproximadamente una a dos horas más o hasta que la temperatura interna de la carne haya alcanzado los 170 grados Fahrenheit.

  7. Retira la pechuga de pavo de la olla y colócala sobre una tabla de cortar. Deja que repose en una bolsa de aluminio por cerca de 15 minutos antes de remover la piel y la malla, cortarla y servirla.

Consejos y advertencias

  • Almacena las sobras de la carne de la pechuga de pavo en el refrigerador por hasta tres días o en el congelador por hasta dos años.
  • Puedes colar y espesar el líquido acumulado de la olla para utilizarlo como salsa para la pechuga de pavo.
  • The Perfect Pantry recomienda preparar la pechuga de pavo en una olla de cocción lenta y luego utilizar la carne como una adición rápida para las ensaladas, cacerolas, sándwiches y platos de pasta.
  • No intentes cocinar una pechuga de pavo que todavía esté congelada o que no se haya descongelado por completo. Butterball advierte que la pechuga de pavo que no ha alcanzando una temperatura interna de 140 grados Fahrenheit después de cuatro horas no es segura para comer.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle kerns | Traducido por alejandra rojas