Cómo cocinar pasta congelada

Las pastas congeladas son un ingrediente rápido y cómodo de tener a mano para esas noches cuando se necesita una comida saludable en un apuro. La pasta congelada proporciona los hidratos de carbono necesarios para la energía y dependiendo de qué estén rellenos los tortellini o raviolis, también puede ofrecerte una porción o dos de proteína. Cocinar la pasta congelada no es ni más ni menos difícil o complicado que cocinar la pasta fresca o seca. La clave para cocer la pasta congelada es añadir un minuto o dos al tiempo de cocción habitual.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Olla grande
  • Agua
  • Cuchara de madera
  • Temporizador
  • Colador
  • Aceite de oliva (opcional)

Instrucciones

  1. Llena una olla grande con agua. La pasta congelada como los tortellini y ravioli pueden aumentar hasta en un 50 por ciento, así que asegúrate de dejar suficiente espacio en la olla.

  2. Lleva el agua a una temperatura de ebullición. Poner la pasta en la olla antes de conseguir una plena ebullición puede hacer que la pasta blanda se pegue.

  3. Agrega la pasta congelada, revolviendo suavemente con una cuchara de madera a medida que la agregas al agua. Una cuchara de pasta tiene un agujero en el centro, lo que hace que sea más fácil moverse a través del agua.

  4. Establece un temporizador para evitar que se pase la pasta. Los tortellini y ravioli suelen tener unos 5 a 7 minutos de cocción. Los fettuccini congelados tardará un poco más de tiempo y los fideos finos tardarán menos.

  5. Prueba el punto de cocción sacando un poco de pasta, ponla bajo el agua fría y pruébala. La pasta debe estar suave, sin ningún toque de crujiente.

  6. Vierte la pasta en un colador y agita suavemente para drenar toda el agua. Mezcla con un chorrito de aceite de oliva para evitar que se peguen entre sí mientras se enfría.

Consejos y advertencias

  • Añade los tortellini congelados a las sopas como un cambio interesante a los simples fideos de huevo.
  • Nunca descongeles pasta congelada antes de cocinarla, ya que esto puede arruinar la textura.

Más galerías de fotos



Escrito por brynne chandler | Traducido por gabriela nungaray