Cómo cocinar muslos de pollo en el horno con salsa italiana

Solos, los muslos de pollo pueden ser relativamente sosos. Una marinada bien condimentada les da sabor y variedad. La salsa italiana contiene una mezcla balanceada de especias, y hierbas ácidas que le dan a los muslos de pollo sabor extra que es del gusto de muchos. No es demasiado picante para aquellos que prefieren la suavidad del pollo, pero son suficientemente sabroso para los paladares más aventureros.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Muslos de pollo
  • Bolsa sellable de un galón de tamaño
  • Salsa italiana
  • Asadera con rejilla
  • Papel de aluminio

Instrucciones

    Marinar el pollo

  1. Coloca los muslos en la bolsa sellable de un galón de capacidad.

  2. Vierte la salsa italiana encima de los muslos. Sella la bolsa, retirando todo el aire que puedas.

  3. Usa tus dedos para esparcir la marinada en el pollo, cubriéndolo todo lo que puedas.

  4. Almacena la bolsa de pollo en el refrigerador de dos a 24 horas. Esto le da a la marinada tiempo para tiernizar y dar sabor a la carne.

    Cocinar los muslos de pollo

  1. Precalienta el horno a 350 ºF.

  2. Prepara la asadera. Coloca la rejilla en ella para mantener el pollo fuera de los jugos. Esto evitará que se ponga grasiento.

  3. Retíralo del refrigerados. Saca cada pieza de la marinada y déjala escurrir en la bolsa antes de colocarlo en la rejilla de la asadera.

  4. Hornea el pollo a 350 ºF hasta que los muslos alcancen una temperatura interna de 165 ºF. Da vuelta los muslos a la mitad de la cocción para que se doren del otro lado.

  5. Retira la asadera del horno. Cúbrelo con papel de aluminio y déjalo reposar de dos a tres minutos.

Consejos y advertencias

  • Si el pollo se dora antes de que la temperatura alcance los 165 ºF cubre la asadera con papel de aluminio y vuelve a meterlo en el horno. El aluminio evitará que se siga dorando.
  • Usa la salsa italiana para condimentar puré de patatas o arroz como acompañamiento. Los sabores similares unirán el plato.
  • Siempre marina el pollo en el refrigerador para evitar el crecimiento de bacterias que pueden provocar enfermedades transmitidas por los alimentos.

Más galerías de fotos



Escrito por tricia ballad | Traducido por susana lópez millot