Cómo cocinar un muslo de pavo al horno

Cuando necesites una alternativa más pequeña, simple y rápida a cocinar todo un pavo, y si deseas más carne de la que las patas del animal pueden proveer, los muslos del pavo son tu solución. Estas piezas de ave jugosas y llenas de sabor son muy buenas para cocinar en el horno, además de ser muy fáciles de preparar. Si bien asar todo un ave es una tarea complicada, incluso los cocineros novatos pueden cocinar sin mayores complicaciones los muslos del pavo. La parte más difícil es decidir qué combinación de hierbas y especias utilizarás.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Hierbas y especias
  • Aceite de cocina
  • Cuchillo
  • Pincel
  • Asadera
  • Papel aluminio
  • Rocío antiadherente
  • Termómetro de lectura instntánea
  • Plato

Instrucciones

  1. Prepara una pasta con tus condimentos para aplicar al muslo del pavo. Combina tus hierbas y especias favoritas, como por ejemplo ajo, salvia (sage), tomillo (thyme), estragón (tarragon), albahaca (basil) o romero (rosemary). Puedes pisar las especias con un mortero o con una procesadora de alimentos. Agrega un poco de aceite de cocina para que sea fácil de esparcir por sobre la carne.

  2. Realiza algunos cortes en la piel del pavo con un cuchillo afilado. Aplica una capa de la preparación realizada anteriormente a toda la superficie de la carne utilizando un pincel de cocina. Coloca luego los muslos en el refrigerador por varias horas para que la carne se marine.

  3. Retira los muslos del refrigerador una media hora antes de cocinarlos. Tendrán una cocción más rápida y pareja si no están muy fríos al momento de colocarlos en el horno. Precalienta el horno a 400 ºF durante este tiempo. También aprovecha este tiempo para recubrir una asadera con papel aluminio y engrasa su rejilla con un rocío antiadherente.

  4. Coloca el muslo del pavo en la asadera, con el lado de la piel hacia abajo. Colócalos en el medio del horno y cocina por 30 minutos. Luego, voltea la carne y continúa cocinando hasta que su centro alcance los 165 ºF, utilizando un termómetro de lectura instantánea para realizar la medición. Asegúrate de que el termómetro no entre en contacto con algún hueso. Debería tomar otros 30 minutos hasta que el pavo finalice su cocción, dependiendo del tamaño de los muslos.

  5. Transfiere los muslos a un plato y cúbrelo ligeramente con papel aluminio. Deja que los muslos reposen unos 15 minutos antes de servirlos.

Consejos y advertencias

  • Almacena los muslos frescos de pavo en le refrigerador, por debajo de los 40 ºF por hasta dos días, y luego deberás cocinarlos o congelarlos. Jamás dejes la carne de pavo a temperatura ambiente por más de dos horas. Almacena el pavo ya cocido por hasta dos días en el refrigerador.

Más galerías de fotos



Escrito por jon mohrman | Traducido por andrés marino ruiz