Cómo cocinar langostas precocinadas congeladas

Escrito por leigh good | Traducido por gabriela nungaray
Una olla de agua salada hirviendo consigue que las langostas precocinadas congeladas estén listas para el consumo.

La langosta es un marisco magro y rico en proteínas, lleno de ácidos grasos omega-3. Mientras que la langosta fresca puede tardar mucho tiempo para prepararse, la langosta congelada se conserva durante meses en el congelador y está lista para cocinarse en cualquier momento. Puedes preparar la langosta congelada sin ni siquiera tener que descongelar la carne primero. Sirve langosta congelada al vapor con rodajas de limón o con salsa fresca por arriba en lugar de mantequilla fundida rica en grasas para mantener la comida baja en grasas y calorías.

Llena una olla grande con agua, coloca la tapa en la olla y lleva a ebullición a fuego alto en la estufa.

Pon la sal de mar en el agua hirviendo.

Coloca las langostas congeladas en la olla y retira la olla del fuego.

Deja que las langostas reposen en el agua caliente durante 10 minutos.

Retira las langostas de la olla y comprueba que la carne de la cola está totalmente caliente antes de servir.

Retira la carne de cola de la langosta y sírvela sola o mezclada con un aderezo saludable bajo en grasa como una ensalada rica en proteínas.