Cómo cocinar un lado entero de salmón

Escrito por michelle kerns | Traducido por gabriela nungaray
El salmón se puede cocinar con poca grasa en el horno o en la parrilla.

El salmón es uno de los pescados más saludables que puedes comer. Es rico en los ácidos grasos omega-3 vinculados a un menor riesgo de colesterol alto y la enfermedad cardiovascular, una porción de 3 onzas puede contener hasta 1.9 gramos de las grasas saludables para el corazón. También es bajo en contaminantes como el mercurio y los bifenilos policlorados o PCB. El Monterey Bay Aquarium's Seafood Watch recomienda elegir salmón coho de agua dulce de piscifactoría o salmón silvestre de Alaska siempre que sea posible. Para la mayoría de los beneficios para la salud, trata de comer 3 1/2 onzas de pescado graso como el salmón, al menos dos veces a la semana.

Preparar el salmón

Enjuaga ambos lados del salmón con agua fría. Usa toallas de papel para secar suavemente el pescado.

Coloca el salmón, con la piel hacia abajo, en el centro de una hoja rectangular de papel de aluminio resistente que sea lo suficientemente grande como para cubrir el pescado completamente cuando los lados se pliegan. Utiliza dos hojas si es necesario.

Espolvorea la parte superior del salmón con hierbas, especias o condimentos, como la sal, la pimienta, el ajo picado, rodajas finas de limón fresco, el romero o el jengibre. Rocía uniformemente el salmón con aceite de oliva o aceite de canola.

Dobla los bordes largos de la hoja de aluminio y júntalos firmemente sobre la parte superior del salmón. Doble hacia arriba el exceso de aluminio en ambos bordes, formando un paquete sellado que encierra por completo el salmón.

En el horno

Coloca el salmón envuelto en papel aluminio en una hoja para hornear. Hornea el salmón hasta que esté bien cocido, aproximadamente 15 minutos para un salmón de 2 1/2- a 3 libras al horno a 450 grados Fahrenheit.

Retira el salmón del horno. Abre la parte superior del paquete de aluminio, teniendo cuidado de evitar que el vapor acumulado se libere.

Inserta un termómetro de cocción en la parte más gruesa del pescado. Sirve el salmón cuando el termómetro registre 145 grados Fahrenheit.

En la parrilla

Pon tu parrilla a fuego medio, alrededor de 350 a 400 grados Fahrenheit para las parrillas de gas o hasta que puedas poner tu mano cómodamente a 3 pulgadas sobre la parrilla durante unos cuatro o cinco segundos para las parrillas de carbón.

Coloca el salmón envuelto en papel aluminio en el centro de la parrilla. Cierra la tapa.

Deja que el salmón se cocine durante unos 10 minutos. Retira el salmón, abre el paquete y comprueba la temperatura interna del pescado. Vuelve a envolver el salmón y devuélvelo a la parrilla durante varios minutos, si aún no ha llegado a 145 grados Fahrenheit.

Advertencias

Las mujeres embarazadas o lactantes y los niños pequeños deben limitarse a 12 onzas de pescado a la semana.