Cómo cocinar judías secas sin remojarlas

Las judías secas son económicas y están llenas de proteínas y fibras, pero cocinarlas puede ser una tarea tediosa. Hace un tiempo se creía que remojar las judías la noche anterior, o al menos varias horas antes de consumirlas, las ablandaba y permitía que se cocinasen más rápido. No obstante, si las cocinas en el horno podrías evitar el tiempo de hidratado. Una vez las judías hayan sido horneadas, puedes mezclarlas en un estofado o en un chile, o servirlas como acompañamiento.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Judías secas
  • Colador
  • Olla de hierro o una olla con tapa apta para el horno
  • Condimentos
  • Cuchara

Instrucciones

  1. Precalienta el horno a 325 ºF. Enjuaga las judías en un colador, retirando las piedras y judías rotas.

  2. Vierte las judías en la olla de hierro o en una olla con tapa apta para el horno. Añade suficiente agua para cubrir las judías y que sobre 1 pulgada.

  3. Añade sal y cualquier otro condimento adicional, como ajo, chile en polvo u hojas de laurel. Escoge el condimento de acuerdo a qué planeas hacer con las judías. Por ejemplo, si preparas judías para un chile, añade condimentos picantes y ajo. Para una sopa de jamón y judías, puedes añadir hierbas aromáticas, como tomillo (thime) y romero (rosemary).

  4. Coloca la tapa en la olla y cocina hasta que estén tiernas, lo que tomará entre 90 minutos y dos horas. Revisa las judías de forma ocasional y añade agua si es necesario. El agua debe permanecer por sobre el nivel de las judías. Sécalas y retira cualquier exceso de agua y ya podrás utilizar las judías en sopas, estofados o salsas.

Consejos y advertencias

  • Experimenta con distintos tiempos de cocción, dependiendo del tipo de judías que utilices. Las más duras, como las judías blancas (kidney beans), las judías de soja (soy beans) y las negras (black beans) toman más tiempo en cocinarse que las más blandas y cremosas, como las judías lima (lima beans). Las judías anasazi tardan la mitad de tiempo en cocinarse que los demás tipos, y producen menos gases.
  • Almacena las judías secas en frascos de vidrio o plástico y consérvalas en un lugar fresco y seco. Almacenadas, se conservarán por al menos tres y cinco años y hasta puede que se conserven por 30 años, aunque perderán vitaminas en este tiempo.
  • Si eres propenso a sufrir problemas estomacales, puede que lo mejor sea que remojes las judías, ya que esto descompone los azúcares que provocan indigestión y gas.

Más galerías de fotos



Escrito por julie christensen | Traducido por andrés marino ruiz