Cómo cocinar un huevo para que la yema quede firme

Un huevo puede cocinarse friéndolo de ambos lados. Se puede mantener la yema líquida o cocinarla al punto de que quede firme. También se puede cocinar una yema de huevo al punto de que quede sólida. La técnica para cocinar un huevo hasta lograr una consistencia dura perfecta es ajustar la temperatura de manera que se cocine a una velocidad constante. Si lo cocinas demasiado rápido, se quemarán los bordes, lo que le da una textura gomosa.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Sartén
  • Mantequilla o aceite de oliva extra virgen
  • Sal
  • Pimienta
  • Espátula

Instrucciones

  1. Coloca la sartén sobre el quemador superior de la estufa a fuego medio-alto.

  2. Derrite la mantequilla en una sartén o cubre ésta ligeramente con aceite de oliva extra virgen.

  3. Mueve la sartén de manera que la mantequilla o el aceite la cubran.

  4. Rompe un huevo en el centro de la sartén una vez que ésta esté lo suficientemente caliente como para chisporrotear una gota de agua.

  5. Baja el fuego del quemador a temperatura baja.

  6. Espolvorea un poco de sal y pimienta a gusto sobre el huevo mientras se cocina.

  7. Da vuelta al huevo suavemente con una espátula cuando la parte blanca esté opaca y firme y la yema comience a espesarse.

  8. Continúa cocinando el huevo hasta que la yema esté completamente firme. Debe tener partes líquidas. Normalmente puedes saber cómo es la consistencia de la yema desde la parte inferior del huevo, pero puede que tengas que levantarlo un poco con la espátula para determinarla.

Consejos y advertencias

  • Añade más mantequilla a la sartén y rocía los huevos con la mantequilla derretida mientras se cocinan para obtener unos huevos untados con un sabor extra.
  • Sírvelos inmediatamente después de cocinarlos.

Más galerías de fotos



Escrito por sommer leigh | Traducido por nieves fragola