Cómo cocinar en el horno una pechuga de pato

Una pechuga de pato bien asada le ofrece a tu paladar una combinación muy atractiva de sabores y texturas. La carne en sí es oscura magra y sabrosa, mientras que la piel dorada proporciona un complemento crujiente y rico. El resultado, un contraste fascinante de graso y magro, se asemeja a un solomillo de ternera envuelto en tocino. El paso crucial en este proceso es derretir la capa de grasa espesa que descansa entre la piel y la pechuga antes de cocinarla al horno.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Cuchillo afilado
  • Toallas de papel
  • Sal gruesa
  • Sartén pesada
  • Cuchara
  • Asadera con rejilla

Instrucciones

  1. Usa la punta de un cuchillo afilado para retirar el pequeño tendón de la parte de abajo de la pechuga y luego pela la envoltura delgada de tejido conectivo de color blanco grisáceo o "silverskin" que es visible sobre parte de la carne de la pechuga. Seca la pechuga con toallas de papel limpias y espolvorea la parte de la piel con sal gruesa.

  2. Refrigera la pechuga sin cubrir durante seis horas o toda la noche. Este paso es opcional, pero ayuda a producir una atrayente corteza crujiente y dorada.

  3. Precalienta el horno a 425° F.

  4. Quita la sal gruesa. Usando un cuchillo afilado, corta la piel en cuadros con una serie de cortes superficiales. Ten cuidado de cortar solamente la piel, no la pechuga de abajo.

  5. Coloca la pechuga de pato con la parte de la piel hacia abajo en una sartén pesada. Lleva la sartén a fuego mediano y dora la pechuga durante seis a ocho minutos, retirando la grasa a medida que se acumula con una cuchara. Cuando la piel se ha dorado y la grasa comienza a derretirse más lentamente, retira la sartén del fuego.

  6. Seca la grasa derretida de la superficie de la pechuga y condimenta a gusto. Transfiere la pechuga a una asadera con rejilla y colócala en el horno caliente. Dependiendo del tamaño de las pechugas, llegarán al punto medio hecho, 135° F, en seis a 10 minutos. Retira el pato del horno y déjalo descansar cinco minutos antes de rebanarlo y servirlo.

Consejos y advertencias

  • Las pechugas de pato que encontrarás en la mayoría de las tiendas son de patos jóvenes y tiernos y generalmente pesan entre 5 y 6 onzas. Si tienes la suerte de encontrar pechugas más grandes al estilo francés, descritas como "moulard" o "maigret" en el paquete, estas pueden pesar 1 libra o más y sirven para dos a cuatro porciones. Se cocinan de la misma manera, pero el tiempo de asado será aproximadamente el doble.

Más galerías de fotos



Escrito por fred decker | Traducido por frances criquet