Cómo cocinar las hojas de taro secas

Las hojas de taro con forma de corazón son una comida de especialidad de las Islas del Pacífico Sur. Aunque esta planta es cultivada principalmente por su raíz, las hojas verdes grandes son utilizadas para crear paquetes de alimentos y agregarlas a curries y estofados. Las hojas tienen un sabor agradable a nuez que es similar a la espinaca. También son altas en algunos nutrientes esenciales. De acuerdo con USDA National Nutrient Database, una taza de hojas de taro crudas te brinda 30 miligramos de calcio y 14,6 miligramos de vitamina C. Sin embargo, las hojas de taro son tóxicas cuando las comes crudas y debes cocinarlas por completo. Prueba una receta tradicional hawaiana o filipina para crear un platillo de hojas taro.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Hojas taro secas
  • Colador
  • Toalla de cocina
  • Cuchillo
  • Tabla de cortar
  • Cacerola grande
  • Olla
  • Vaporera de bambú
  • Aceite vegetal
  • Otros ingredientes

Instrucciones

    Hojas de taro horneadas (Laing)

  1. Limpia las hojas de taro secas con agua a temperatura ambiente y colócalas en un colador para escurrir el exceso de agua. Separa las hojas de los tallos al romperlas o utiliza un cuchillo y una tabla de cortar.

  2. Saltea tus otros ingredientes como la cebolla, ajo, jengibre (ginger) y carne en una cacerola con un chorro de aceite vegetal. Agrega agua para mantener la mezcla húmeda. También puedes agregar hierbas o especias al gusto.

  3. Aplana las hojas de taro secas en una toalla de cocina o una bandeja. Coloca 25 cucharadas de mezcla de carne cocida en cada hoja de taro. Dobla y enrolla las hojas firmemente para crear unos burritos rellenos de hojas taro.

  4. Arregla las hojas rellenas dentro de un plato para hornear. Vierte una lata de leche de coco sobre las hojas. Hornéalo hasta que el aceite se separe de la leche de coco y las hojas estén completamente cocidas y tiernas.

    Hojas de taro hervidas y cocidas (Laulau)

  1. Enjuaga las hojas de taro en agua para limpiarlas y suavizarlas. Escurre el exceso de agua al colocarlas en un colador. Retira cualquier tallo y recuesta las hojas sobre una bandeja.

  2. Haz una pasta de garbanzos (chickpeas). Esparce la pasta en cada hoja y enróllala de forma ajustada. Hierve las envolturas de taro y garbanzos utilizando una vaporera de bambú o una de metal. Pon las hojas cocidas a un lado.

  3. Hierve la leche de coco y especias como el cilantro (coriander), tamarindo y chile rojo en una olla por separado. Agrega las envolturas de hojas taro al vapor y cocínalas hasta que estén bien hechas.

Consejos y advertencias

  • Las hojas de taro limpias y secas deben estar lo suficiente suaves para poder doblarlas. Si están muy secas, sumérgelas en agua tibia por unos minutos y sécalas con una toalla de cocina.
  • Agrega las hojas de taro secas a cualquier estofado, curry o sopa y deja que se cocinen por completo.
  • Las hojas de taro deben estar bien cocidas para remover todos los rastros de toxinas. Es mejor seguir la receta de cerca si no estás familiarizado con cómo preparar estas hojas.
  • Si tienes alguna reacción alérgica durante o después de comer las hojas de taro, deja de comerlas inmediatamente y busca atención médica.

Más galerías de fotos



Escrito por nadia haris | Traducido por alejandra rojas