Cómo cocinar frijoles pallares a la antigua

También conocidos como judías blancas, alubias y frijoles de Madagascar, los frijoles o porotos pallares (Lima beans) tienen un sabor mantecoso delicado y una textura suave. Disponibles en tamaño grande y pequeño, son un excelente agregado a sopas, guisos, platos de carne o servidos solos como un delicioso platillo de acompañamiento. Dado que los frijoles crudos contienen compuestos de cianuro que pueden ser mortales si se ingieren, nunca se deben comer crudos. Aunque el proceso requiere un poco de tiempo, cocinarlos a la antigua es realmente muy sencillo.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Plato blanco
  • Boles grandes
  • Colador
  • Olla o cacerola pesada
  • Agua
  • Cuchara

Instrucciones

  1. Echa un puñado de frijoles pallares secos en un plato blanco. Examínalos cuidadosamente, descartando cualquiera que esté sucio, arrugado o roto. También podrías encontrar unas pocas piedrecitas o trocitos de barro seco, que deberías quitar también.

  2. Pon los frijoles en un bol grande. Repite el paso uno y dos asta que todos los frijoles hayan sido inspeccionados, elegidos y vertidos en el bol.

  3. Llena el bol con agua fría hasta cubrir los frijoles por completo. Idealmente, usa hasta tres veces el volumen de frijoles. De modo que, si en el bol hay tres tazas de frijoles, usa al menos 12 tazas de agua. Si algún frijol flota a la superficie, retíralo y bótalo.

  4. Remoja los frijoles toda la noche. Al día siguiente, deberías encontrarte con que han doblado su tamaño. De hecho, la mayoría del agua debería haberse absorbido.

  5. Enjuaga y escurre los frijoles al menos tres veces. Cuando termines, el agua debería salir limpia.

  6. Pon los frijoles en una olla o cacerola pesada. Agrega agua fresca hasta cubrirlos. Idealmente, debe haber al menos 1 pulgada de agua sobre los frjoles.

  7. Lleva los frjoles a hervir sobre fuego medio alto. La cantidad de tiempo que tarda en hervir depende del tamaño de la olla, la cantidad de frijoles y la temperatura que estés usando para cocinarlos. Vigila la olla con cuidado hasta que hierva.

  8. Reduce el fuego a bajo cuando haya hervido el agua. Deja que hiervan en mínimo durante 40 a 60 minutos o hasta que estén blandos. Durante el proceso, revuelve de vez en cuando para que no se peguen.

  9. Retira del fuego una vez cocidos completamente. Las frijoles están completamente cocidos cuando pueden aplastarse fácilmente con un tenedor o tus dedos. Escurre el agua antes de servir.

Consejos y advertencias

  • Evita agregar sal o ingredientes ácidos, como vinagre o jugo de tomate a los frijoles cuando se estén cocinando. Agregar sal o ácidos evita que absorban agua, lo que puede afectar su capacidad de cocerse adecuadamente. Si deseas agregar estos sabores, hazlo una vez que los frijoles se hayan cocido completamente.
  • Remojar los frijoles antes de cocinarlos elimina sus efectos secundarios productores de gas. Durante el proceso de remojo, el agua comienza a disolver el almidón dentro de los frijoles. Como el almidón es el responsable de la producción de gas y la indigestión, este sencillo paso puede ayudar a que te sientas bastante mejor luego de disfrutar tus frijoles.

Más galerías de fotos



Escrito por krista sheehan | Traducido por frances criquet