Cómo cocinar filetes de cordero en la sartén

Los filetes de cordero tienen un sabor más suave que los de res, lo que permite preparaciones más fuertes, más elaboradas o más arriesgadas. Cocinarlos en la sartén es un procedimiento simple y rápido incluso para que los cocineros novatos tengan éxito. La parte más difícil es cómo condimentar los filetes. Para obtener los mejores resultados, escoge filetes de cordero clasificados de "supremos" por el USDA, si no te importa gastar un poco más de dinero en la carne. El cordero es relativamente magro, lo que lo hace una opción saludable, pero también significa que la carne se vuelve menos agradable si se cocina en exceso.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Sal y pimienta
  • Condimentos
  • Platos
  • Papel film
  • Sartén
  • Aceite
  • Cuchara
  • Termómetro de lectura instantánea

Instrucciones

  1. Condimenta la carne generosamente con una mezcla de sal, pimienta y otras hierbas y especias. Escoge ingredientes que complementen al cordero, como comino (cumin), coriandro (coriander), ají molido (chili pepper) en polvo, ajo y cebollas en polvo, romero (rosemary), tomillo (thyme) y menta. O usa una mezcla de especias para frotar preparada, como hierbas de Provenza. Coloca el cordero condimentado en un plato y tápalo con papel film. Refrigera la carne por algunas horas.

  2. Deja los filetes a temperatura ambiente por una hora antes de cocinarlos. Si los colocas fríos en la sartén, se cocinarán más lentamente y de forma despareja.

  3. Pon una sartén de hierro forjado, acero inoxidable u otra con base resistente sobre el quemador a fuego medio-alto. Espera hasta que, cuando tires algunas gotas de agua en la sartén, éstas comiencen a crepitar, y luego ajusta la cantidad de aceite suficiente como para cubrir la base. Hazlo girar para cubrir la sartén.

  4. Coloca los filetes de cordero en la sartén. Déjalos sin tocar por alrededor de dos minutos para que queden soasados, y luego dalos vuelta y haz lo mismo del otro lado. Baja el fuego a medio y da vuelta los filetes nuevamente sobre el primer lado. Cocínalos por otros cuatro minutos, colocando ocasionalmente alguno de los jugos de la sartén para dar más sabor y que acelerar la cocción.

  5. Da vuelta nuevamente los filetes. Continúa cocinándolos hasta que lleguen a una temperatura interna de 145 grados Fahrenheit, alrededor de cuatro minutos. Inserta un termómetro de lectura instantánea en el centro de la parte más gruesa para controlar la temperatura.

  6. Pasa los filetes de cordero de la sartén a los platos de inmediato, para evitar cocinarlos en exceso. Déjalos reposar por cinco minutos antes de servirlos para que los jugos internos se puedan sellar.

Consejos y advertencias

  • Refrigera los filetes de corderos frescos antes de usarlos y cocínalos o congélalos dentro de los tres a cinco días de comprados.

Más galerías de fotos



Escrito por jon mohrman | Traducido por maria eugenia gonzalez