Cómo cocinar un entrecot a la plancha

Los filetes de entrecot son de primera calidad, apreciados tanto por las cocinas hogareñas como por los restaurantes de primer nivel. Cortados de la tierna región debajo de la espaldilla y el lomo, el entrecot tiene un sabor profundo, con el marmolado justo para producir una carne jugosa y deliciosa. Este corte no es un corte económico, pero vale cada centavo. La plancha es una superficie ideal para cocinar esta carne, la cual se beneficia de las altas temperaturas y los bajos tiempos de cocción. Para un mejor resultado, cocina la carne el mismo día que la traes del supermercado.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Pimienta negra recién molida
  • Pinzas
  • Manteca
  • Trozos de ajo (opcional)
  • Termómetro para carne
  • Plato
  • Sal

Instrucciones

  1. Retira la carne del refrigerador y deja que repose por aproximadamente 20 minutos, para que alcance la temperatura ambiente.

  2. Condimenta la carne generosamente con pimienta negra recién molida.

  3. Calienta la plancha a fuego medio, hasta que esté bien caliente, y al arrojar una gota de agua sobre la plancha, esta se evapore. No agregues aceite a la plancha.

  4. Coloca la carne en la plancha y deja que se cocine por 2 o 3 minutos, luego voltéala con unas pinzas.

  5. Pincela la carne con una porción generosa de manteca, unas 4 onzas, y permite que esta se derrita y se esparza por toda la carne y la plancha. Si lo deseas, coloca algunos trozos de ajo sobre la carne.

  6. Vierte la manteca derretida y agrega otra porción de manteca cuando la primera tanda deje de producir espuma. También puedes añadir más ajo, si lo deseas.

  7. Cocina la carne, volteándola frecuentemente, hasta que esté dorada en todos sus lados, y el termómetro de carne marque que el interior haya alcanzado los 145 grados Fahrenheit. Esta temperatura es una cocción de punto medio, el nivel recomendado para que la carne se mantenga jugosa y tierna.

  8. Coloca la carne en un plato y deja que repose, sin taparlo, durante 10 minutos. Espolvorea la carne con sal a gusto y sírvela.

Consejos y advertencias

  • Jamás voltees la carne utilizando un tenedor. Perforar la carne producirá que se pierdan sus jugos.

Más galerías de fotos



Escrito por m.h. dyer | Traducido por andrés marino ruiz