Cómo cocinar una deliciosa col rizada

Pariente del brócoli y el repollo, la col rizada viene en muchos colores y variedades diferentes, algunas de ellas con hojas, otras con hojas dentadas. No importa qué variedad de col elijas, estás seguro de que vas a disfrutar de una comida rica en nutrientes. Es rica en vitaminas A, C, K y B6, así como hierro, proteínas y ácidos grasos omega-3. Este alimento versátil se puede cocinar con éxito en muchas formas diferentes, puede ser al vapor, estofada, frita y asada, por nombrar algunos. Cuando se prepara adecuadamente, la col rizada ofrece un rico sabor que es ligeramente terroso.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

    Instrucciones

  1. Prepara tu col rizada para cocinarla lavándola bien con agua fría. Esto elimina cualquier suciedad o arena que se haya depositado en las hojas. Entonces, o pasas las hojas en un colador o secas ligeramente con un par de toallas de papel. Quita los tallos duros y el nervio central con un cuchillo afilado, de modo que todo lo que quede sean las partes verdes de la col rizada. Para hojas más grandes, puedes enrollarla y cortarla en tiras, o puedes picarlas bruscamente. Deja las hojas más pequeñas intactas. Ahora puedes hacerla al vapor, estofarla, saltearla o asarla.

  2. Prepara al vapor la col rizada en aproximadamente 1 pulgada de agua hirviendo por entre ocho y 10 minutos. Al cocerla al vapor, te aseguras de que las vitaminas hidrosolubles, como la vitamina C y las vitaminas del complejo B, no se filtren en el agua de cocción.

  3. Cuece la col rizada en un horno holandés o en una olla grande y pesada. Agrega partes iguales de aceite de oliva extra virgen, agua, un par de cebollas picadas finamente y dientes de ajo. Cocina a fuego lento durante unos 30 minutos.

  4. Saltea la col rizada en aceite de oliva extra virgen a fuego medio. Si quieres que conserve su textura, rehoga durante uno o dos minutos, o hasta que se marchiten las hojas. Si la prefieres suave, rehoga durante un máximo de 10 minutos.

  5. Asa la col rizada para hacer unas deliciosas coles fritas rizadas. Precalienta el horno a 300 grados Fahrenheit. Mezcla la col rizada con aceite de oliva extra virgen y esparce en una sola capa sobre una bandeja para hornear. Asa las hojas por unos 12 minutos, o hasta que estén crujientes. Para hacer los chips más planos, cubre la col rizada con otra bandeja de horno antes de colocarlas en el horno.

  6. No te olvides de los condimentos. No importa el método que elijas para cocinar, una buena dosis de condimento le dará sabor, transformando tu col rizada en un manjar. Si vas a saltearla o rehogarla, intenta cocinar con ajo, jengibre, cebolla, ají y nueces calientes. Para asarla, añade a las hojas un poco de salsa de soja o salsa picante antes de colocarlas en el horno. Para la col rizada al vapor o salteada añade un poco de queso rallado, frutos secos tostados o cebolla caramelizada. Un chorrito de limón o un chorrito de vinagre agregará un poco de chispa.

Consejos y advertencias

  • En 2013, el Environmental Working Group añadió a la col rizada en la lista "Dirty Dozen Plus", una lista de alimentos que pueden contener trazas de pesticidas tóxicos. Si tienes acceso a la col rizada orgánica, utilízala.

Más galerías de fotos



Escrito por kat black | Traducido por mayra cabrera