Cómo cocinar costillas en el horno y luego asarlas

Cocinar costillas en el horno y luego asarlas en la parrilla te permite cocinarlas fácilmente hasta que la carne esté hecha en el horno, y luego pasarlas a la parrilla caliente para darles una capa crujiente en el exterior. Pasar tiempo en la parrilla también les da a las costillas un sabor ahumado. Escoge costillitas de cerdo o con poca carne, encuentra tu especia favorita para frotarlas y estás listo para cocinar las costillas jugosas perfectas.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Cuchillo afilado
  • Papel de cocina
  • Especias para frotar
  • Bolsa grande plástica con cierre en la parte superior
  • Papel aluminio
  • Placa para horno
  • Pinza
  • Pincel de cocina
  • Salsa barbacoa
  • Fuente para servir

Instrucciones

  1. Usa un cuchillo afilado para aflojar el borde de la piel plateada, la membrana fina que se encuentra en el lado del hueso de la costilla. Toma el borde con papel de cocina, tira de toda la piel y descártala.

  2. Frota tu especia favorita en las costillas, sobre cada parte de ellas. Coloca las costillas en una bolsa plástica grande con cierre en la parte superior y pon la bolsa en el refrigerador por dos horas.

  3. Precalienta el horno a 325 grados Fahrenheit (162 grados Celsius). Saca la bolsa con las costillas del refrigerador y déjalas a temperatura ambiente mientras el horno se precalienta.

  4. Forra un placa para horno grande con dos capas de papel aluminio. Saca las costillas de la bolsa y colócalas sobre el papel aluminio. Lleva los bordes hacia arriba en todos los lados de ambas hojas y apriétalas formando un paquete alrededor de las costillas.

  5. Coloca la placa en el horno y cocina las costillas por dos horas.

  6. Precalienta la parrilla a fuego medio-alto, entre 200 y 250 grados Fahrenheit (93 a 120 grados Celsius). Mueve las briquetas de carbón al perímetro externo de la parrilla o apaga los quemadores de la parrilla a gas para preparar una superficie de cocción indirecta.

  7. Retira las costillas del horno y abre con cuidado el paquete de papel aluminio. Usa pinzas para colocar las costillas directamente sobre la parrilla precalentada sobre la parte de la misma que no tiene briquetas directamente debajo, o en la parte no encendida de la parrilla. Tapa y cocina 30 minutos.

  8. Abre la parrilla y pinta las costillas con salsa barbacoa, dales la vuelta y cocínalas con la parrilla cerrada por otros 10 minutos. Repite este proceso dos veces más hasta que las cotillas se hayan cocinado en la parrilla por el total de 1 hora.

  9. Retira las costillas de la parrilla con la pinza cuando el exterior tenga un aspecto chamuscado y crujiente. Ponlas en una fuente, córtalas de forma individual y sírvelas tibias con más salsa barbacoa.

Consejos y advertencias

  • Abre el horno y la parrilla lo menos posible mientras las costillas se están cocinando. Abrirlos demasiado dejará salir el calor y cocinará las costillas de menos.
  • Usa un termómetro para carnes para asegurarte de que las costillas estén hechas. Cocina las costillas de cerdo a una temperatura interna de 165 grados Fahrenheit (74 grados Celsius).

Más galerías de fotos



Escrito por leigh good | Traducido por maria eugenia gonzalez