Cómo cocinar el cordero en una parrilla Weber

Cocinar cordero en una parrilla Weber infunde el sabor ahumado y terroso del carbón en la deliciosa riqueza de la carne. Las chuletas y filetes de cordero permanecen tiernos y jugosos cuando se cocinan en una parrilla de Weber, aunque los cortes grandes de carne de cordero, como piernas enteras de cordero o asado se cocinan mejor a temperaturas bajas durante largos períodos de tiempo en un horno de asar u olla de cocción lenta. Ya sea con o sin hueso, elige chuletas de cordero y carnes que tengan color rojo pálido y contengan vetas de grasa ligera para obtener mejores resultados en la parrilla.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta
  • Termómetro para carne

Instrucciones

    Asar el cordero

  1. Troza grandes cortes de carne de cordero, como una pierna deshuesada de cordero o chuletas gruesas antes de asar para cortar la carne hasta un espesor uniforme de no más de 1 1/2 pulgadas. Recorta los pedazos grandes de grasa.

  2. Enciende el carbón para precalentar la parrilla a fuego alto, entre 450 a 500 grados Fahrenheit. Ajusta las rejillas de ventilación según sea necesario para aumentar, disminuir o mantener las temperaturas en toda la cocción. Abrir las rejillas de ventilación aumenta la temperatura, ya que permite que el oxígeno alimente el fuego, mientras que cerrarlas lo apacigua.

  3. Trae el cordero a temperatura ambiente. Sácalo de la nevera y déjalo reposar durante 30 minutos. Salpimenta el cordero y sazona a gusto. Cubre la carne con una capa ligera de aceite de oliva.

  4. Coloca el cordero en la parrilla precalentada. Cocina durante 3 a 4 minutos para chuletas delgadas, o 6 a 8 minutos para los cortes más gruesos, y luego da vuelta a la carne con una espátula o pinzas. Cocina en el otro lado por el mismo periodo de tiempo, o hasta que la temperatura interna registre 145 F para un corte medio cocido. Toma la temperatura interna del cordero insertando un termómetro de carne en la parte más gruesa de la carne sin tocar el hueso.

Consejos y advertencias

  • El cordero recocido puede ser duro, seco y picante. Aunque la USDA recomienda una temperatura interna mínima de 145 F para el cordero, muchos cocineros prefieren cocinar cordero a una temperatura interna de 125 a 135 F y permitir un período de descanso para elevar la temperatura ligeramente antes de comer.

Más galerías de fotos



Escrito por andrea lott haney | Traducido por lucia ayala