Cómo cocinar col en el microondas

Con la más alta cantidad de nutriente (Aggregate Nutrient Density Index, o ANDI), con puntuación de 1000, la col es considerada un súper alimento. La puntuación de ANDI refleja el valor nutricional de un alimento en comparación con las calorías que contiene. En particular, la col es rica en vitaminas A, C y K, fibra, magnesio, calcio, cobre, potasio y fitonutrientes. Es una buena fuente de hierro, magnesio y otros minerales. No sólo la col es muy saludable, es un vegetal verde y versátil que es rápido y sencillo de cocinar en casa, incluso en el microondas.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Colador
  • Cuchillo
  • Tabla de cortar
  • Recipiente apto para microondas
  • Sal
  • Zumo de limón
  • Toalla de papel
  • Bolsa de plástico

Instrucciones

  1. Quita las hojas de la cabeza de la col. Corta y tira tallos especialmente gruesos, pero conserva los delgado y blandos. Pon las hojas en un colador.

  2. Lava la col bajo el chorro de agua. Voltea las hojas repetidas veces en el colador, enjuagándolas muy bien para remover toda la tierra. Sacude un par de veces el colador cuando hayas terminado. No seques las hojas, la humedad ayuda a que se cocinen.

  3. Pica las hojas en pedazos pequeños en la tabla. Ponlas en el recipiente para microondas. Sazónalas con sal y jugo de limón al gusto.

  4. Tapa el recipiente con una toalla de papel. Mételas al microondas por dos minutos por cada 2 tazas. Recuerda que todo los microondas son diferentes y la frescura de las hojas también pueden afectar el tiempo de cocción, así que esto es sólo un estimado. Revisa la col y deten la cocción cuando esté blanda.

Consejos y advertencias

  • Escoge col con un color verde obscuro para asegurarte de que se cosa en el microondas. Revisa las hojas para evitar las que estén marchitas o decoloradas. Recoge las cabezas gruesas y tallos duros. Opta por hojas más pequeñas, que son más tiernas y no tan agrias como las más grandes. Guarda la col sin lavar en una bolsa de plástico sellada por tres días hasta que ya esté lista para cocinarse. Ten en cuenta que se vuelve agria con cada día.

Más galerías de fotos



Escrito por jon mohrman | Traducido por mariana perez