Cómo cocinar la cobia

Escrito por natalie smith | Traducido por frances criquet
La cobia es difícil de atrapar, pero vale el esfuerzo.

Los pescadores deportivos saben que la cobia (pejepalo o bonito negro) es un pez notoriamente difícil de atrapar. Puede pesar hasta 100 libras y presenta tal pelea que rompe las líneas o se escapa de las redes. Si logras atrapar uno, tienes una delicia, porque su sabor dulce, casi a nuez, y no tiene parangón. La cobia puede hacerse a la parrilla, a la parrilla o salteada, y como es un pescado sabroso por sí mismo, necesita muy poco condimento.

Cobia a la parrilla

Precalienta la parrilla.

Pincela la asadera de la parrilla con aceite de oliva. Esto evitará que los filetes de cobia se peguen.

Coloca la cobia en la asadera de la parrilla y rocíala con jugo de limón. Sazónala con sal y pimienta al gusto y con pimienta de cayena si la usas.

Asa la cobia durante cinco minutos. Voltea los filetes y sigue asando durante cinco minutos más. Está lista cuando esté opaca completamente.

Retira el pescado de la asadera y sírvelo caliente con gajos de limón como adorno.

Cobia a la parrilla

Precalienta la parrilla a medio alto o 400° F. Pincela las rejillas con aceite de oliva para que el pescado no se pegue.

Sazona la cobia con sal y pimienta a gusto y colócala sobre los hierros. Cocina durante seis minutos, voltéala y déjala cinco minutos más. Está lista cuando está completamente opaca.

Retira el pescado de la parrilla con una espátula y sírvelo caliente con gajos de limón.

Cobia salteada

Calienta 3 cucharadas de aceite de oliva en una sartén a fuego fuerte. Añade el ajo picado y baja el fuego a medio. Saltea el ajo hasta que comience a saltar en la sartén.

Sazona los filetes con sal, pimienta y orégano y colócalos en la sartén. Saltea durante tres minutos, voltéalos y cocina durante tres minutos más. La cobia está lista cuando está completamente opaca.

Retira el pescado de la sartén con una espátula y sírvelo caliente.