Cómo cocinar chuletas de cerdo previamente rellenas

Las chuletas de cerdo previamente rellenas requieren un poco de atención especial para asegurarte de que su ingesta es segura. El relleno dentro de las chuletas mezclado con la sangre y los jugos de la carne de cerdo cruda hace un caldo de cultivo para las bacterias potencialmente peligrosas por las enfermedades que producen. Cuando sea posible, compra chuletas de cerdo recientemente rellenadas o rellénalas tú mismo antes de cocinar. Independientemente de cuando son rellenadas, ten cuidado con los tiempos y la temperatura de cocción para hacer que este plato sea seguro de comer sin que sea seco y duro.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Cazuela para guiso
  • Papel aluminio
  • Hierbas y especias, opcional
  • Termómetro para carne

Instrucciones

  1. Precalienta el horno a 325 grados Fahrenheit (162°C).

  2. Espolvorea las chuletas de cerdo de cada lado con sal, pimienta y las hierbas y especias que prefieras.

  3. Coloca las chuletas de cerdo rellenas en una cazuela y organízalas de manera que haya unos cuantos centímetros de espacio entre cada una.

  4. Cubre la cacerola con papel de aluminio, estirándolo un poco si es necesario para que no toque la superficie de las chuletas.

  5. Hornea las chuletas de cerdo durante 20 a 30 minutos por libra (453 g).

  6. Usa un termómetro para medir la temperatura interna de la carne, asegurándote de que la sonda esté en la carne y no en el relleno. El cerdo es seguros para el consumo cuando la temperatura interna alcanza los 145 grados. Cocina por más tiempo si prefieres no ver el color rosa.

  7. Usa el termómetro nuevamente para comprobar la temperatura del relleno del centro. El relleno también deben cocinarse a 145 grados para matar las bacterias de los jugos de la carne.

  8. Retira las chuletas del horno cuando tanto el relleno y la carne alcancen una temperatura segura. Deja el aluminio en su lugar y deja que la carne de cerdo y el relleno reposen durante al menos tres minutos antes de servir.

Consejos y advertencias

  • La Administración de Alimentos y Drogas advierte a las mujeres embarazadas que el jugo de la carne puede caer sobre el relleno, cultivando bacterias.

Más galerías de fotos



Escrito por lillian downey | Traducido por elizabeth funes