Cómo cocinar una chuleta de res

Las chuletas de res tienen un suave sabor y mucha carne. Aunque similares en forma al suave filete de lomo, la chuleta tiene una textura mucho más firme. La falta de jaspeado hace de este asado duro y correoso, especialmente cuando se pasa de cocción. Revísalo constantemente al momento de asarlo para que no se cocine más allá de un término medio y córtalo en delgadas rebanadas contra la fibra para compensar la textura dura. Cuando lo ases, sella los costados para obtener un complejo y rico sabor, luego utiliza un fuego bajo para cocinar el centro sin que se quemen los lados.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • 2-3 (0,9 - 1,4 kg) de chuleta de res
  • Cepillo para parrillas o estropajo de acero
  • Aceite de oliva
  • Toallas de papel
  • Sal al gusto
  • Pimienta al gusto
  • Especias a su elección
  • Tazón, opcional
  • Parilla de gas o carbón
  • Termómetro de carne
  • Platón
  • Papel aluminio

Instrucciones

    Preparación

  1. Saca la chuleta del refrigerados una hora antes de asar. El centro de la carne se cocina mejor cuando está tibio.

  2. Talla la parrilla con el cepillo o esponja y aplica aceite para cocinar a la rejilla con las toallas de papel.

  3. Precalienta la parrilla de gas a un nivel medio de 10 a 15 minutos, asegurándote de que esté tapada. Para una parrilla de carbón, apila el carbón o usa una chimenea y enciende las brazas. Deja que se quemen por 20 minutos o hasta que se pongan rojas y haya ceniza. Una vez que estén calientes, coloca una segunda capa a un lado de la parrilla. Añade cuatro o cinco carbones al que ya está prendido y coloca una sartén sobre la parrilla, justo debajo de la reja.

  4. Limpia las chuletas con toallas de papel antes de ponerla a asar.

  5. Condimenta la carne con sal, pimienta o cualquier sazonador que la receta sugiera. Si vas a colocar más de una especia, combínalas primero en un bol luego toma pizcas de la mezcla y frótalas a la chuleta. Una vez sazonadas, ponles un poco de aceite de oliva para que se doren.

    Asado

  1. Coloca las chuletas directamente sobre la parrilla. Deja que se dore un lado por dos o tres minutos, luego voltéala y dora el otro lado igualmente. Cierra la parrilla cada vez que puedas.

  2. Apaga todos los quemadores de gas excepto uno y déjalo a fuego medio.

  3. Transfiere las chuletas a un punto fresco lejos de la parrilla. Para el carbón, muévelas directamente sobre la sartén en el lado fresco de la parrilla. Coloca un termómetro cerca del asado si es que tu parrilla no cuenta con uno o colócalo en la parte más gruesa de la chuleta.

  4. Asa la chuleta de 1 1/2 a 1 3/4 de hora, o hasta que la parte del centro llegue entre los 135 a 145 °F (57- 63 °C). Revisa constantemente la temperatura del asado; si es necesario, cada 30 minutos coloca de tres a cinco piezas extra de carbón para que no pierdas el calor.

  5. Mueve las chuletas a un plato y cúbrelas con papel aluminio por unos 15 minutos. Se seguirán cociendo, aumentado unos 10 grados. Luego se enfriarán y las proteínas se desbaratarán, haciendo que las chuletas se suavicen y suelten el jugo.

Consejos y advertencias

  • Si no cuentas con un termómetro para horno, usa un termómetro normal para revisar la temperatura interna de las chuletas.
  • Trata de mantener la temperatura interna entre los 250 y 325 °F (121-163 °C)

Más galerías de fotos



Escrito por jon williams | Traducido por mariana perez