Cómo cocinar calabaza en un horno de microondas

La calabaza tiene sólo 41 calorías por cada porción de 1/2 taza y está repleta de vitamina A, pues contiene el 336% de la cantidad recomendada en una dieta diaria para las mujeres y el 269% para los hombres. La calabaza también contiene vitamina C, hierro, potasio, magnesio y ácido fólico. El poner en la calabaza en el microondas ahorra tiempo y preserva los beneficios nutricionales porque cuando utilizas el horno de microondas, no es necesario que la cocines en agua, lo que le quitaría algunos nutrientes.

Elegir a la calabaza perfecta para el microondas

Elige una calabaza que no tenga ni manchas ni puntos suaves. La superficie debe de sentirse firme y la calabaza debe tener un tallo que mida de una a dos pulgadas. El tallo es indicador de que está fresca. Cuando elijas una calabaza, debe sentirse sólida y pesada, en lugar de sólo esponjada. También, procura elegir una que tenga un color uniforme. Si para tu receta necesitas cuatro tazas de calabaza cocinada, necesitarás una calabaza de por lo menos 5 libras o dos calabazas que completen esa cantidad.

Preparar una calabaza grande

Toma un poco de tiempo el preparar una calabaza para el microondas. Simplemente corta una calabaza grande y sin pelar en cuartos y cubre la pulpa de la calabaza con papel encerado o papel pergamino. Pon los cuatro trozos de calabaza de forma que la superficie quede hacia abajo en las toallas de papel y programa el microondas aproximadamente unos 5 minutos por libra. Reorganiza las piezas cada 2 minutos para que cada zona cruda se cocine uniformemente. Los tiempos de cocción pueden variar dependiendo del voltaje de tu microondas.

Preparar una calabaza pequeña

Si tienes una calabaza pequeña y redonda, sólo pincha la superficie en varios puntos utilizando un tenedor. Los pequeños agujeros permitirán que el vapor escape del interior de la calabaza. Enciende el microondas y cocina la calabaza por unos 20 minutos. Rótala cada cierto número de minutos para obtener una cocción uniforme. Después, déjala reposar por 5 minutos, córtala a la mitad y remueve las semillas. Luego puedes retirar el interior cocido de la calabaza y usarlo en tu receta.

Más que un pie de calabaza

El pie de calabaza es una de las recetas tradicionales que pueden servirte para incluir calabaza en tu dieta, pero hay muchas otras alternativas para servir este alimento versátil e incorporarlo a tu plan de comidas. Por ejemplo, esparce mantequilla de calabaza en un pan de grano entero para empezar tu día de forma nutritiva o come por la mañana un pedazo de pan de calabaza o un panecillo de calabaza con algo de café o té. Agrega trozos de calabaza a sopas caseras y estofados o sirve algo de puré de calabaza con un poco de canela y melaza o tus hierbas favoritas como un extra para tu plato principal en el almuerzo o en la cena. Utiliza calabaza en cualquier receta de galletas, como en unas galletas de avena y calabaza o en galletas con trocitos de calabaza para disfrutar de los beneficios nutrimentales de este alimento en un postre dulce que no sea un pie.

Más galerías de fotos



Escrito por karen curley | Traducido por karly silva