Cómo cocinar calabaza amarilla en el horno

Para una comida sustanciosa y saludable, acentúa el sabor suave de la calabaza (squash) amarilla con las cubiertas a tu elección como queso bajo en grasas, migas crujientes de pan o condimentos aromáticos. Disponible en las variedades de cuello curvo o recto, con piel suave o grumosa, la calabaza amarilla es baja en calorías y rica en potasio, vitamina C y betacaroteno. Busca una calabaza pequeña, firme, de color amarillo brillante con un largo de 8 pulgadas o menos, ya que las calabazas grandes y maduras tienden a ser secas y fibrosas.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Fuente para horno
  • Aerosol antiadherente para cocinar o aceite de oliva
  • Vegetales surtidos (opcional)
  • Pimienta (pepper)
  • Hierbas frescas o secas
  • Sal
  • Queso rallado (opcional)
  • Pan rallado (opcional)
  • Salsa de tomate (opcional)

Instrucciones

  1. Enjuaga muy bien la calabaza, y corta los tallos y los extremos con flores. No peles la calabaza. Dado que la calabaza de verano consiste principalmente en agua, la mayor parte de su color, sabor y nutrientes están en la piel.

  2. Corta la calabaza en rodajas de alrededor de 1/2 pulgada de espesor. Como alternativa, corta la calabaza por la mitad a lo largo, o en trozos pequeños. Si la calabaza es muy pequeña, puedes dejarla entera.

  3. Cubre una placa para horno ligeramente con aerosol antiadherente para cocinar o aceite de oliva, y coloca las rodajas la o trozos en la misma. Si cortas la calabaza por la mitad a lo largo, dispón las mitades con la parte cortada hacia abajo.

  4. Agrega más vegetales, si lo deseas, como cebolla cortada o pimiento verde (green pepper), tomate en cubos o cebolla picada para adecuarse a tus preferencias. Para agregar variedad, puedes combinar la calabaza amarilla con otros tipos de calabazas de verano, como zucchini verde o amarillo.

  5. Rocía la mezcla ligeramente con aceite de oliva, y condimenta el plato con sal y pimienta, y hierbas frescas o seca como orégano, romero (rosemary), tomillo (thyme) o albahaca (basil).

  6. Cubre la calabaza con queso rallado, si lo deseas. Puedes usar queso cheddar, pero si prefieres un plato de más bajas calorías, la mozzarella, el Monterey Jack o parmesano son mejores opciones. También puedes usar una mezcla de quesos, o combinar queso rallado con iguales partes de pan rallado. Para un plato estilo italiano, cubre la calabaza con salsa de tomate en lugar de queso y pan rallado. Luego, durante los últimos 4 o 5 minutos de cocción, esparce una pequeña cantidad de queso rallado sobre la calabaza.

  7. Hornea la calabaza de verano en un horno a 350 Fahrenheit durante 30 a 35 minutos. Si has agregado pan rallado, y quieres que esté dorado y crujiente, enciende la parrilla justo antes de retirar la calabaza del horno. Controla el plato de cerca para evitar que se queme ya que, para que la parte superior se ponga crujiente, sólo se necesitan 1 o 2 minutos.

  8. Retira del horno y sirve caliente.

Consejos y advertencias

  • Para una calabaza un poco más grande, puedes cortarla por la mitad a lo largo y retirar las semillas con una cuchara. Rellena la zona donde retiraste las semillas con vegetales y condimentos, cubre con queso o pan rallado y hornea.
  • La calabaza de verano es altamente perecedera. Ponla en una bolsa plástica y guárdala en el refrigerador y úsala en el término de 5 días.

Más galerías de fotos



Escrito por m.h. dyer | Traducido por maria eugenia gonzalez