Cómo cocinar brócoli sobre la hornilla

Las recetas para cocinar brócoli sobre la hornilla ofrecen una manera simple y rápida de aportar sabor, color y cantidades de nutrientes a cualquier comida. El brócoli es rico en fibra dietaria, así como también en vitaminas A y C. El brócoli recién cortado es mejor que el congelado, de acuerdo con la doctora Linda J. Vorvick, MD, que escribe para el sitio web del University of Maryland Medical Center. Sin embargo, mientras ambos estén cocidos al vapor de forma ligera, constituyen un buen aporte nutritivo a cazuelas, sopas y guisos, ya que poseen un sabor intenso que combina bien con casi cualquier plato de la cocina internacional. Puedes cocinar brócoli sobre la hornilla de varias maneras diferentes, aunque hervirlo no sólo destruye muchos de sus nutrientes, sino también su textura.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Brócoli
  • Cuchillo afilado
  • Cacerola con tapa o sartén
  • Agua
  • Canasta para cocción al vapor (opcional)
  • Limones
  • Hierbas y especias
  • Aceite vegetal, de oliva o canola
  • Cuchara de madera o espátula para panqueques
  • Salsa de soja y aceite de sésamo (opcional)

Instrucciones

    Al vapor

  1. Lava el brócoli con cuidado.

    Lava el brócoli fresco con cuidado y permite que se escurra. Si usas una cabeza entera de brócoli, corta el tallo y divide la cabeza en piezas más pequeñas, o flores.

  2. Coloca una pequeña cantidad de agua en la cacerola.

    Coloca una o dos pulgadas de agua en el fondo de una cacerola pequeña. Si cuentas con una canasta para cocción al vapor, ubícala en la cacerola, y comprueba que el agua llegue justo hasta la base de la canasta, sin cubrirla.

  3. El brócoli aporta nutrientes a cualquier receta.

    Pon el agua a hervir. Coloca las flores de brócoli en la canasta de vapor, o dentro del agua en el fondo de la cacerola. Exprime jugo de limón fresco y esparce hierbas y especias sobre el brócoli, de acuerdo con tu gusto personal, o bien sigue la receta elegida.

  4. El brócoli se adapta a una variedad de preparaciones.

    Cubre la cacerola y deja que el brócoli se cocine durante cinco minutos. Evalúa el nivel del agua y agrega más si fuese necesario. Vuelve a cubrir el recipiente y deja que el brócoli se cocine al vapor por aproximadamente cinco minutos más, hasta que se vuelva de un verde oscuro, comience a ablandarse y desprenda su aroma. Escurre bien y sirve.

    Salteado o sofrito

  1. Pela la parte exterior fibrosa del tallo.

    Sigue el Paso 1 en la Sección 1 previa. Asegúrate de pelar todos los tallos duros, ya que la pulpa exterior puede ser fibrosa y rígida aún cocida.

  2. Prepara el brócoli con aceite de oliva y hierbas.

    Coloca sobre la hornilla una sartén a calor medio hasta que esté caliente en su punto justo. Agrega aceite vegetal, de oliva o canola en una capa delgada que cubra apenas la base del recipiente. Mueve la sartén de manera ligera hasta asegurarte de que el fondo esté cubierto por completo.

  3. La salsa de soja es un buen complemento del brócoli.

    Deja calentar el aceite de cinco a diez minutos y luego agrega las flores de brócoli. Revuelve y gira los vegetales con una cuchara de madera o una espátula para panqueques. Adiciona jugo de limón fresco, hierbas y especias para saborizar. La salsa de soja y el aceite de sésamo son buenos complementos para el brócoli.

  4. No cocines el brócoli en exceso.

    Cocina el brócoli mientras lo revuelves y giras cada tanto, de cinco a diez minutos o hasta que esté cocido. No lo cocines en exceso, ya que sacrificarás tanto los nutrientes como la textura.

Consejos y advertencias

  • Cocina brócoli con anticipación y luego refrigéralo para agregar a las sopas, ensaladas y guisos.
  • Nunca agregues brócoli húmedo al aceite caliente, ya que puede salpicar y quemarte.

Más galerías de fotos



Escrito por brynne chandler | Traducido por sofia elvira rienti