Cómo cocinar un bistec de desayuno

En los días de la comida rápida, los cereales azucarados y los pasteles de tostadora, el bistec parece ser una elección extraña para el desayuno. Sin embargo, un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition reportó que los individuos que comen un desayuno de 35 gramos con alto contenido de proteínas o más tenían menos posibilidades de comer alimentos con alto contenido de azúcar y grasa más tarde en el día. Los bistec finos se cocinan rápidamente y están listos en minutos. Sirve tu bistec de desayuno junto con juevos para un tradicional desayuno de bistec y huevo.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Condimentos como sal y pimienta o sal condimentada
  • Sartén grande
  • Aerosol antiadherente
  • Termómetro para carne

Instrucciones

  1. Elige un bistec fresco de buena calidad. Los bistec de desayuno suelen ser más pequeños y más finos que los bistec para la cena. Busca filetes de alrededor de 5 onzas. Elige carne de vaca alimentada con pasto, ya que esta posee menos grasa y calorías que la de las vacas alimentadas con granos. El solomillo (sirloin) fino y el lomo de costilla (rib eye) son buenas opciones para el desayuno.

  2. Condimenta los bistec de ambos lados a gusto.

  3. Precalienta una sartén grande sobre temperatura media. Prepara la sartén rociándola con aerosol antiadherente.

  4. Cocina los bistec por aproximadamente 2 minutos de cada lado. Utiliza un termómetro para carne para verificar la temperatura interna y asegurarte de que estén listos. Cocina los bistec a 125 grados Fahrenheit si los quieres jugosos, a 135 F si lo quieres más cocido pero aún jugoso, a 145 F si lo quieres a punto medio, a 155 F si lo quieres a punto medio pero más cocido y a 160 F si lo quieres bien cocido. La FDA recomienda una temperatura mínima de 145 F para matar cualquier posible microorganismo dentro de la carne.

  5. Quita los bistec de la sartén y déjalos descansar por entre 3 y 5 minutos de manera que los jugos se redistribuyan, luego sírvelos.

Más galerías de fotos



Escrito por amber canaan | Traducido por ana grasso