Cómo cocinar arroz negro salvaje

El arroz salvaje es una de las comidas más impactantes visualmente en la sección de cereales de tu mercado local. Sus granos son largos y estilizados, fácilmente del doble de extensión del arroz de grano normal, con un tono negro o marrón oscuro elegante. Aunque no es un arroz verdadero, se cocina de forma muy similar al arroz rojo, marrón o negro asiático "prohibido". Su tiempo de cocción es relativamente largo, pero el método es el mismo que para otros arroces.

Básicos de arroz salvaje

El arroz salvaje no está directamente relacionado con los verdaderos arroces, aunque ambos son hierbas que florecen en entornos acuosos. El arroz salvaje difiere de otros cereales en que tiene un contenido en agua inusualmente alto cuando se cosecha, y debe procesarse de modo diferente. Primero se le permite madurar durante un periodo de una o dos semanas, y después se calienta para sacar el exceso de humedad. Las enzimas del arroz crean nuevas moléculas de sabor durante la fase de maduración, y la fase de calentamiento crea sabores tostados y almendrados. Cada productor de arroz salvaje hace esto ligeramente diferente, de modo que algunas marcas tienen sabores más ricos que otras. El arroz de cultivo salvaje casi siempre tiene un sabor más complejo que el arroz cultivado salvaje.

Cocinar arroz salvaje

El arroz salvaje lleva más tiempo en cocinarse que los arroces verdaderos. Eso es en parte por la alta temperatura de procesado, y en parte por su vaina protectora que contiene ceras naturales que pretenden repeler la humedad. Algunos procesadores usan la fricción para arañar los granos, ayudando al agua a penetrar más rápido. El arroz salvaje se puede cocinar como la pasta en bastante agua hirviendo y después drenarse, o hacerse al vapor como otro arroz o al fuego hasta que absorba su agua de cocción. El método del vapor retiene más vitaminas, de modo que es la técnica preferida para la mayoría de cocineros caseros. El arroz suele cocinarse de 45 a 60 minutos, hasta que se sale de su cáscara. Debería estar ligeramente chicloso ( "al dente") pero seguir entero. Si se riza formando una bola, se ha cocinado en exceso. Usa tres tazas de agua o de caldo por una de arroz salvaje, o hasta media taza extra si quieres que tenga una textura más tierna.

Sugerencias de servicio

El mejor arroz salvaje tiene un sabor complicado y difícil de describir. Tiene notas almendradas, de hierba, de tierra y té, y muchas marcas tienen un ahumado ligero también de la fase de secado. Es un complemento natural para el pato y la oca, que comparten el mismo entorno salvaje. También es bueno con el pavo, el venado y otras formas de caza. Los champiñones, especialmente los salvajes, comparten muchas de las notas de sabor que se encuentran en el arroz salvaje y hacen un buen acompañamiento para él. El arroz salvaje cocinado también se puede combinar con arroz cocinado de grano largo o basmati, añadiendo un sabor exótico y apariencia sin poner mucha presión en tu presupuesto de comestibles.

La recompensa nutricional

Aunque cocinar arroz salvaje requiere más tiempo (y por tanto, más planificación) que el arroz real, lleva distintos beneficios nutricionales. Es más bajo en calorías que el arroz de grano largo integral o blanco, y es más alto en proteínas y más bajo en carbohidratos. Es una mejor fuente de folato y colina que el arroz integral, y a diferencia de los arroces verdaderos también contiene luteína. También es una mejor fuente de cobre, zinc y potasio que los arroces de verdad, y tiene una combinación similar de vitaminas B. Lo más intrigante es que el arroz salvaje puede ser una notable fuente de antioxidantes. La investigación llevada a cabo en la University of Minnesota y la University of Manitoba de Canadá encontró altos niveles de actividad antioxidante en el arroz salvaje.

Más galerías de fotos



Escrito por fred decker | Traducido por natalia navarro