Cómo cocinar alcachofas en el horno

Las hojas puntiagudas de una alcachofa hacen que parezca intimidante, pero el vegetal no es tan complicado de preparar en el horno como parece. Sin embargo, toma un poco de trabajo llegar a la parte comestible de la alcachofa. La recompensa por aprender a preparar esta verdura es un plato sabroso y nutritivo. Las alcachofas son bajas en calorías y altas en fibra, antioxidantes, ácido fólico y magnesio. Para el mejor sabor en tus alcachofas al horno, comienza con un vegetal que se sienta firme y tiene hojas bien cerradas.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • 2 alcachofas frescas
  • Cepillo para vegetales
  • Toallas de papel
  • Cuchillo
  • Tabla de cortar
  • Zumo de limón
  • 2 cdas. de aceite de oliva
  • 1/4 taza de pan rallado
  • 2 dientes de ajo picados
  • 1 cdta. de perejil seco
  • 1/2 cdta. de sal
  • 1/2 cdta. de pimienta
  • Tazón
  • Fuente para hornear
  • Papel de aluminio

Instrucciones

  1. Paso 1.

    Lava las alcachofas con agua fría. Frótalas ligeramente con un cepillo para verduras, ya que pueden tener una capa que crea un sabor ligeramente amargo. Seca las verduras con una toalla de papel limpia.

  2. Paso 2.

    Corta el tallo de la alcachofa, dejando alrededor de 1 pulgada (2,5 cm) en la base. Cortar una sección de 1/2 pulgada (1,25 cm) desde la punta superior. Retira las hojas pequeñas cerca de la parte inferior de la alcachofa. Corta las puntas puntiagudas de las hojas restantes con un par de tijeras de cocina.

  3. Paso 3.

    Corta las alcachofas por la mitad de arriba hacia abajo. Saca el centro de la verdura, que es una sección peluda en el centro de la alcachofa. Sólo elimina el centro y no el corazón carnoso que está justo debajo de él. Retira las hojas pequeñas, translúcidas, a veces de color púrpura en la punta justo por encima del centro, dejando las hojas más grandes intactas. Cepilla la alcachofa con zumo de limón para preservar su color.

  4. Paso 4.

    Mezcla el aceite de oliva, el pan rallado, el ajo, la sal, la pimienta y el perejil en un tazón. Coloca las alcachofas en una fuente de horno con los lados cortados hacia arriba. Espolvorea el pan rallado en la parte superior de las alcachofas, presionándolo contra el vegetal. Rocía las alcachofas con aceite adicional, si lo deseas.

  5. Paso 5.

    Vierte agua en el fondo de la fuente hasta una profundidad de aproximadamente 1/2 pulgada. Cubre la fuente con papel de aluminio.

  6. Paso 6.

    Hornea las alcachofas a 375 °F (190 °C) durante aproximadamente 1 hora y 10 minutos. Retira las alcachofas cuando estén doradas y tiernas al pincharlas hasta la base con una brocheta o tenedor.

Más galerías de fotos



Escrito por shelley frost | Traducido por sofia loffreda