Cómo cocinar acelga roja

Aunque no sea el más popular de los vegetales, la acelga roja suiza es una excelente fuente de vitaminas y minerales. Una taza de acelga picada contiene sólo 35 calorías. También aporta más del 700 por ciento de tu requerimiento diario de vitamina K. Es una buena fuente de calcio, magnesio y vitamina A. Aunque puedes comer las hojas tiernas y jóvenes crudas, los tallos requieren cocción para realzar su sabor. La acelga roja se vende en paquetes que contienen suficientes verduras para más de una comida. Este vegetal se conserva fresca durante unos dos o tres días en el refrigerador.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Cuchillo de cocinero
  • Sartén grande
  • Espátula o cuchara de madera
  • Aceite de oliva
  • Ajo
  • Sal Kosher
  • Pimienta negra

Instrucciones

    Preparación

  1. Lava bien las hojas de acelga bajo el grifo. Sus hojas texturizadas pueden servir de trampas para la suciedad y la mugre. Utiliza agua fría, cuidando de desprender cualquier residuo en la acelga.

  2. Agita la acelga sobre el fregadero para eliminar el exceso de agua, lo que ayudará a evitar salpicaduras cuando comiences a cocinarla. Puedes secarla con algunas toallas de papel.

  3. Separa las hojas de los tallos. Éstos requieren diferentes tiempos de cocción.

  4. Corta la última 1/2 pulgada (1,27 cm) de los tallos para quitar cualquier punta dañada. A continuación, rebana los tallos restantes en rodajas de1/4 pulgada (0,63 cm). Ponlos a un lado.

  5. Retira la espina dura de las hojas. Sostén una hoja de manera que la parte posterior esté orientada hacia ti. Sujeta la espina gruesa en su base y despréndela de las hojas. Desecha las espinas que quitas o guárdalas para abono.

  6. Pica las hojas en trozos pequeños. Ponlas a un lado.

    Preparación

  1. Calienta una sartén a fuego alto moderado. Añade 1 cda. de aceite de oliva a la sartén y agita ésta. Agrega dos dientes de ajo en rodajas. Sofríe el ajo durante unos 30 segundos hasta que emane su aroma.

  2. Añade tallos picados a la sartén. Usando una espátula, revuelve el contenido de la sartén para recubrir los tallos en aceite. Espolvorea los ingredientes con una pizca de sal kosher y pimienta negra recién triturada y revuelve de nuevo.

  3. Deja cocinar los ingredientes durante unos ocho minutos hasta que apenas comiencen a ablandarse. Puedes agregar aceite adicional si la sartén parece estar seca.

  4. Añade hojas picadas a la sartén y revuelve para cubrirlas de aceite. Espolvorea las hojas con un poco más de sal y pimienta.

  5. Cocina la acelga roja por otros cuatro minutos adicionales. A diferencia de las espinacas, las hojas de acelga no se marchitan considerablemente. Continúa salteando la verdura hasta que haya alcanzado el grado de terneza deseada. Ajusta los condimentos a tu agrado.

Consejos y advertencias

  • La acelga roja tiene un índice glucémico bajo, por lo que es un agregado saludable para una dieta apta para diabéticos.
  • Prueba con otras adiciones a la acelga salteada, incluyendo cebolla, puerros y otras verduras de hojas verdes.

Más galerías de fotos



Escrito por chris dinesen rogers | Traducido por nieves fragola