¿La Coca-Cola ligth puede causar cáncer?

La investigación cientifica ha generado informes contradictorios sobre los riesgos de cáncer relacionados con el consumo de Coca-Cola Light.

La investigación cientifica ha generado informes contradictorios sobre los riesgos de cáncer relacionados con el consumo de Coca-Cola Light.

Una de las bebidas comerciales de mayor consumo en los Estados Unidos, la Coca-Cola Light en algunos países, se comercializa como una alternativa saludable a la Coca-Cola regular que está cargada de azúcar. En vez de la gran concentración de jarabe de maíz que es alto en fructosa, la Coca-Cola Light contiene un edulcorante artificial llamado aspartame. Este ingrediente ha generado gran preocupación entre los consumidores y los científicos debido a que se cree, plantea riesgos potenciales para la salud humana. A partir del 2011, la cuestión de si el aspartame contribuye o no a incrementar el riesgo de cáncer, ha generado respuestas contradictorias. Mientras que ciertas investigaciones sugieren que en efecto, el aspartame es un agente cancerígeno, otros estudios indican que no representa peligro alguno.

Antecedentes

Con el lanzamiento comercial de la Coca-Cola Light en 1982, el aspartame, conocido con el nombre comercial de NutraSweet, se convirtió en el edulcorante artificial más usado en el mundo. Las preocupaciones acerca del posible riesgo de cáncer que plantea el consumo de esta y otras bebidas con aspartame, comenzaron a desarrollarse después de las investigaciones realizadas durante la década de 1990 y principios del año 2000, que indican que dicha sustancia química fue vinculada con la presencia de tumores malignos en el cerebro y las glándulas mamarias de ratas de laboratorio.

Recomendaciones de seguridad

La literatura científica sobre la relación entre los edulcorantes artificiales y el riesgo de cáncer muestra estudios con resultados mixtos. Un artículo de octubre del 2004 publicado en el "Annals of Oncology", examinó el potencial carcinogénico de varios edulcorantes artificiales y concluyó que su potencial para inducir este mal, es prácticamente insignificante. Sin embargo, los autores sí encontraron evidencia que sugiere una relación entre el uso excesivo de edulcorantes artificiales y el cáncer, aunque el tipo de edulcorante sometido a estudio no está especificado. También se informa, que al momento de la realización del estudio, no había datos científicos concluyentes que apoyaran la creencia de que el aspartame pudiera ser cancerígeno.

Evidencia de riesgo

Dos informes publicados en la revista "Environmental Health Perspectives", advierten que el aspartame representa una amenaza para la salud y que en efecto, actúa como carcinógeno. Mientras que los autores informaron que los datos epidemiológicos no han demostrado de manera definitiva que el aspartame esté relacionado con el cáncer en los seres humanos, los estudios de laboratorio indican que se asocia con el crecimiento de tumores malignos en ratas. Un comentario publicado por el Dr. M. Nathaniel Mead en septiembre del 2007, destaca la importancia de la investigación sobre los riesgos de la exposición prenatal al aspartame, lo que sugiere que sus efectos cancerígenos pueden ser magnificados en el útero.

Coca-Cola Light y tu salud

Pese a que aún en el 2011 no hay evidencia clara que sugiera que el consumo de Coca-Cola Light eleva el riesgo de cáncer, el consumo regular de dicha bebida sí se asocia con otros problemas de salud. La investigación reciente indica que a pesar de que no contiene calorías de azúcar, el alto consumo se ha vinculado a un incremento en la probabilidad de desarrollar sobrepeso y obesidad. La investigación preliminar presentada en febrero del 2011 por la Dra. Hannah Gardener (University of Miami) sugiere que el consumo de Coca-Cola Light también contribuye a elevar el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

Más galerías de fotos



Escrito por helen anderson | Traducido por pei pei