Coágulo de sangre en el útero en el embarazo temprano

Si sufres una hemorragia vaginal al principio del embarazo, tu médico podría ordenar un ultrasonido del útero para determinar el origen. En algunos casos, el sangrado vaginal se asocia con una separación parcial de la placenta de la pared uterina. Un coágulo de sangre o hematomas, se forma en el útero en el sitio de la hemorragia. Pueden variar en tamaño y ubicación y desarrollarse en el borde, detrás o delante de la placenta. La ubicación y el tamaño del coágulo pueden afectar el grado de riesgo que supone para tu embarazo.

Tipos de hematomas

Si tu doctor encuentra un coágulo de sangre en el útero en la ecografía, quizás te diagnostique un hematoma o hemorragia. Esta complicación afecta a aproximadamente el 3 por ciento de todos los embarazos en el primer trimestre, según informa un estudio hecho en julio de 2003 en "Obstetrics and Gynecology". Los hematomas se clasifican por su ubicación, en relación con la placenta. El hematoma subcorial se produce a lo largo del borde de la placenta. Aquellos que se producen detrás de la placenta son llamados hematomas retroplacentarios. Los hematomas amnióticos no están asociados con la separación de la placenta, sino con la ruptura de los vasos sanguíneos cerca del cordón umbilical. Se encuentran en frente de la placenta y son muy raros. En el estudio de julio de 2003 en "Obstetrics and Gynecology", el 57 por ciento de los hematomas fueron subcoriales, y 43 por ciento retroplacentarios.

Por qué ocurren los coágulos

En la mayoría de los casos, no hay ninguna razón conocida de por qué la placenta se separa de la pared uterina, lo que resulta en la formación de un coágulo de sangre en el útero. Si tienes un trastorno de la coagulación de la sangre, se puede tener un mayor riesgo de sangrado y la formación de un coágulo. La lesión abdominal materna debido a un accidente automovilístico u otro traumatismo puede causar la separación de la placenta seguido de sangrado y formación coágulos. La presión arterial alta y el consumo de cocaína también son factores de riesgo para un hematoma uterino causado por la separación de la placenta. El hematoma amniótico ocurre con mayor frecuencia durante el parto, por tracción en el cordón umbilical.

Posibles complicaciones

La presencia de un hematoma puede aumentar el riesgo de complicaciones del embarazo, como el parto prematuro y la pérdida del embarazo. Sin embargo, las complicaciones no siempre ocurren. Un meta-análisis de estudios publicados en agosto de 2012 en "Proceedings in Obstetrics and Gynecology" encontró un incremento de tres veces el desprendimiento de la placenta (separación prematura de la placenta de la pared uterina después de 20 semanas). El desprendimiento de la placenta representa el 25 por ciento de todas las muertes fetales, un artículo de marzo de 2001 en el "American Journal of Roentgenology" comenta. La hipertensión inducida por el embarazo se produjo dos veces más frecuente en mujeres con hematomas subcoriales. El parto prematuro se produjo con el doble de frecuencia en las mujeres con hematomas subcoriales o retroplacentarios. El aumento de complicaciones tales como una frecuencia cardíaca anormal durante el parto y crecimiento fetal pobre también se observó en el estudio "Obstetrics and Gynecology" de 2003. Sin embargo, un estudio presentado en el Congreso Mundial de la Sociedad Internacional de Ultrasonido en Obstetricia y Ginecología durante 2013 no encontró un aumento en aborto involuntario en mujeres con hematomas subcoriales, el tipo más común de hematoma.

Tratamiento

Si tienes un hematoma uterino, por lo general se resuelven sin tratamiento. En algunos casos, un pequeño hematoma puede no ser diagnosticado hasta el parto. Tu médico podría recomendar una actividad reducida y restringir viajes si un coágulo subcorial se desarrolla antes de las 20 semanas. Es posible que tengas ecografías frecuentes para evaluar el tamaño del coágulo y vigilar las complicaciones si tienes cualquier tipo de hematoma. Informa cualquier sangrado vaginal a tu médico de inmediato.

Referencias

Más galerías de fotos



Escrito por sharon perkins | Traducido por daniela laura arjones