¿Qué clase de pedales usan los ciclistas profesionales?

Para los ciclistas profesionales, la elección de los pedales puede mejorar su rendimiento y seguridad. Aunque la mayoría de los profesionales optan por los pedales automáticos, el tipo de pedal utilizado generalmente depende de la clase de ciclismo preferido por el ciclista. Los corredores de carretera y los de ciclismo de montaña tienden a usar distintos tipos de pedales automáticos dependiendo del deporte, mientras que quienes practican en interiores podrían dejar este tipo y preferir los que tienen calapiés o correas.

Historia de los pedales

Antes de la década de los ochenta, existían dos tipos de pedales: los pedales de plataforma y los de calapiés o correas. Los pedales de plataforma son planos en ambos lados y permiten hacer un simple empuje mientras se pedalea. Los calapiés y las correas se introdujeron para permitir que los pies del ciclista permanezcan unidos al pedal, mejorando la eficiencia del pedaleo. A principios de los ochenta, los pedales automáticos fueron inventados, basándose en las ataduras de liberación rápida de los esquíes, prometiendo un pedal de carreras más seguro con pedaleo más eficiente. Para 1989, la mayoría de los ciclistas en el Tour de Francia ya usaban estos pedales.

Pedales automáticos

Los sistemas de los pedales automáticos constan de pedales y calzado con calas especiales. Las calas de los zapatos se ajustan a los pedales, uniendo el calzado al pedal de manera muy parecida a los calapiés, pero sin una correa que ajuste. Como los calapiés, los pedales automáticos dan a los ciclistas más poder mientras escalan o aceleran porque el calzado nunca abandona el pedal. A diferencia de los calapiés, los pedales automáticos hacen una entrada y una salida rápida y segura. Para desmontar, los ciclistas simplemente giran los talones hacia afuera de la bicicleta para liberar las calas de los pedales en vez de desatar una correa. Los pedales automáticos vienen en dos tipos: pedales para carretera y pedales para bicicleta de montaña.

Carreras en carreteras

Los pedales para carretera están diseñados para ser eficientes y aerodinámicos. Las calas y pedales suelen tener un patrón de tres orificios. Los pedales son ligeros y las calas sólo pueden entrar en un lado del pedal. El otro lado es plano y pulido para aumentar la aerodinámica. El calzado usado para carreras de carretera es ligero y rígido. Normalmente tiene una suela plana y aerodinámica. Las calas sobresalen del calzado, lo que dificulta el caminar para llegar a la bicicleta.

Ciclismo de montaña

Los pedales automáticos utilizados para ciclismo de montaña a veces se llaman pedales para caminar debido a los zapatos que se usan. Los zapatos tienen calas empotradas y suelas más pesadas, permitiendo a los ciclistas caminar fácilmente mientras no están en la bicicleta. Estos pedales tienden a ser más pesados para soportar el terreno más difícil y generalmente son de doble cara, permitiendo a ciclistas ajustarse a uno u otro lado del pedal. Las calas y pedales suelen tener un diseño de dos clavijas, lo que permite una liberación ligeramente más fácil que los pedales para carretera. Algunos ciclistas, como el entrenador de ciclismo de montaña James Wilson, prefieren los pedales de plataforma plana sobre los sistemas automáticos, en parte porque los sistemas automáticos que no se sueltan rápidamente pueden contribuir a los choques.

Carreras de pista

Los ciclistas de alta velocidad tienen el problema opuesto a los de montaña: los zapatos que vienen sin sujetadores pueden causar accidentes a altas velocidades. Aunque los sistemas automáticos aumentan la eficiencia para una aceleración más rápida, los zapatos podrían no permanecer ajustados debido a la fuerza utilizada por los velocistas. A diferencia de los corredores de carretera y los ciclistas de montaña, los ciclistas de pista no necesitan quitar los pies de los pedales. Debido a esto, algunos corredores de pista optan por calapiés o correas, que mantendrán los pies firmemente sobre los pedales y reducirán el riesgo de que se resbalen.

Más galerías de fotos



Escrito por jennifer arnett | Traducido por jorge escobar