¿Las claras de huevo tienen efectos secundarios?

Los huevos se componen de una yema amarilla y el líquido blanco translúcido llamada albúmina. Se pueden comer crudos, revueltos, escalfados, hervidos, fritos o como ingrediente de innumerables platos. Ellos ayudan en la coagulación, formación de espuma, emulsificación y dorarado. Sin embargo, los huevos y, en particular, las claras, pueden causar efectos secundarios adversos.

Alergias

La mayoría de las personas que son alérgicas a los huevos son realmente alérgicas a las proteínas encontradas en la porción de albúmina o clara de huevo. Las alergias al huevo suelen aparecer en niños muy jóvenes que la superan a los cinco años, de acuerdo con Kids Health. Las reacciones alérgicas pueden ocurrir desde unos pocos minutos a unas pocas horas después de la exposición al huevo. Los síntomas pueden incluir erupciones, urticaria, enrojecimiento general e hinchazón de la piel, calambres, diarrea, náuseas y vómitos, secreción nasal, picazón en los ojos y lagrimeo, así como estornudos, tos y sibilancias. Las reacciones también pueden conducir a un ataque de asma. Estos síntomas por lo general duran menos de un día. Las reacciones alérgicas severas pueden causar hinchazón de la boca, la garganta y las vías respiratorias, dificultad para respirar y una caída repentina y peligrosa de la presión arterial, lo que lleva a mareos y pérdida de consciencia.

Agotamiento de la biotina

Comer claras de huevo crudo puede causar un agotamiento de biotina, también conocida como vitamina B7, vitamina H o coenzima R. En los huevos crudos, la biotina se une a la avidina. Cuando el huevo se cocina, la biotina se separa de la avidina, permitiendo que la biotina sea absorbida por el cuerpo. La deficiencia de biotina conduce a trastornos de la piel como la costra láctea en los bebés y dermatitis seborreica en adultos. También puede conducir a la pérdida del cabello, convulsiones, falta de coordinación muscular, falta de tonificación muscular, calambres y dolores musculares.

Bacteria

Los huevos crudos, aumentan las preocupaciones de seguridad con respecto a la contaminación bacteriana. La salmonela es una bacteria que a menudo causa intoxicación alimentaria, y se encuentra en los intestinos del pollo y por lo tanto puede estar presente en el exterior de los huevos sin romper. La salmonela también se puede encontrar en el interior de los huevos crudos. Esta puede ser destruida en el proceso de cocción si la temperatura es lo suficientemente alta o el tiempo de cocción, lo suficientemente largo. Los huevos pasados ​​por agua, por ejemplo, aún pueden contener salmonela. Los síntomas de la intoxicación por salmonela incluyen fiebre, náuseas, deshidratación, dolor abdominal, calambres y dolor de cabeza que dura cuatro a siete días. La mayoría de los pacientes se recuperan con antibioitics, pero las infecciones pueden entrar en el torrente sanguíneo y afectar órganos importantes, lo que resulta en la muerte. "The Washington Post" informó en julio de 2009 que cerca de 142.000 estadounidenses se infectan cada año con Salmonella enteritidis de huevos y unos 30 de ellos mueren.

Más galerías de fotos



Escrito por robin wasserman | Traducido por sofia loffreda