Citrato de sodio y calcio

Aunque parece que el citrato de sodio y el calcio no tienen nada en común, cada uno tiene gran influencia en la actividad del otro. La presencia de citrato puede influir en la absorción de calcio en el cuerpo. El citrato puede ayudar a prevenir la formación de cálculos renales debido al calcio y el citrato de sodio aumenta significativamente la resistencia de los cementos a base de calcio utilizados en la cirugía reconstructiva.

Calcio

Como un elemento, el calcio pertenece al grupo de metales alcalino-térreos. Si bien es el quinto elemento más abundante en la corteza terrestre, el calcio no existe libremente en la naturaleza. En cambio, el calcio forma compuestos tales como hidróxido de calcio, citrato de calcio y carbonato de calcio. Tu cuerpo requiere calcio para muchas funciones, incluyendo la contracción muscular, la expansión y contracción de los vasos sanguíneos, la secreción de hormonas y muchos tipos diferentes de reacciones enzimáticas. Si bien es esencial, el porcentaje global de calcio utilizado para estos fines es mínima. La gran mayoría del calcio de tu cuerpo, alrededor del 99%, se destina a la formación de huesos y dientes.

Citrato de sodio

El citrato de sodio aparece como cristales blancos e inodoros que se disuelven fácilmente en el agua. Apenas básica, con un pH de 8,0, el citrato de sodio se descompone con el calor rojo pero tiene un punto de fusión de 150 grados Celsius o 302 grados Fahrenheit. Como un aditivo alimentario, el citrato de sodio actúa como un ácido fuerte, un agente aromatizante ácido y un antioxidante, evitando el deterioro de los alimentos. Es un quelante, es decir que secuestra iones metálicos tales como el calcio. Cuando se añade a los helados, sorbetes, bebidas de frutas, dulces, bebidas gaseosas y papas instantáneas, el citrato de sodio controla la acidez total.

Absorción

Tus huesos continuamente sufren remodelación, con reabsorción y deposición constante de calcio en el hueso nuevo. Mientras que muchos factores influyen en estas reacciones, la falta de una ingesta adecuada de calcio en la dieta conduce a una disminución en la fuerza total y la densidad de tus huesos. Las personas que no consumen en forma consistente suficientes alimentos ricos en calcio pueden tomar suplementos de calcio para ayudar a satisfacer esa necesidad. El citrato de sodio puede afectar la absorción de calcio en dos maneras. Las altas concentraciones de sodio en tu cuerpo aumentan la cantidad de calcio que se excreta en la orina, disminuyendo la cantidad de calcio disponible para producir los huesos de tu cuerpo. El citrato también aumenta el pH de la orina, haciéndola menos ácida. Puesto que el calcio se absorbe mejor en ambientes ácidos, la disminución de ácido genera una disminución en la absorción de calcio.

Formación de cálculos renales

La mayoría de los cálculos renales contienen oxalato de calcio. Forman pequeños cristales que se convierten en piedras y a menudo no producen síntomas hasta que se mueven a través de los uréteres, los conductos que llevan la orina desde los riñones hasta la vejiga. Los cálculos pueden bloquear el flujo de orina fuera de los riñones, causando inflamación del riñón y un dolor intenso. Una de las causas de formación de cálculos renales implica una deficiencia de citrato, un inhibidor natural de la formación del cálculo renal. La causa de los niveles bajos de citrato en tu cuerpo, llamado hipocitraturia, aunque a menudo desconocida, puede estar asociada con un alto consumo dietario de ácido, particularmente a partir de la ingesta excesiva de carne. La deshidratación exacerba la condición. Los tratamientos en la formación de cálculos renales incluyen sodio oral o citrato de potasio, que actúan aumentando tanto el pH de la orina como los niveles de citrato urinario.

Cemento

Una combinación de citrato de sodio y fosfato de calcio ha llevado al desarrollo de un nuevo cemento para su uso en la cirugía reconstructiva facial, a los agujeros causados ​​por trauma o enfermedad. Científicos materiales de la University of Birmingham's School of Dentistry descubrieron que el citrato de sodio añadido a un cemento de fosfato de calcio crea un cemento tres veces más resistente que los cementos de fosfato de calcio utilizados, desarrollados a finales de 1980. A diferencia de estos cementos anteriores, que cuando se fijan se vuelven frágiles y micro-porosos, la adición de una pequeña cantidad de citrato de sodio crea un cemento en el que las partículas se empaquetan mejor. Cuando se combina con presión para ayudar a la compactación, el cemento se vuelve más denso y con menos poros. El aumento significativo en la fuerza de este cemento le permite ser utilizado en huesos de soporte de carga, tales como las piernas y las mandíbulas.

Más galerías de fotos



Escrito por robin wasserman | Traducido por sofía bottinelli