Citoquinas y dieta

La inflamación contribuye de manera silenciosa a varias de las enfermedades crónicas más comunes en el mundo, tales como el cáncer, la enfermedad cardíaca, la diabetes y la depresión, de acuerdo con el ejemplar de noviembre de 2008 de "Scientific American". Las citoquinas, que son las arquitectas de la respuesta inflamatoria del organismo, se encuentran influenciadas de forma significativa por los alimentos presentes en la dieta. Consumir cierto tipo de alimentos, y evitar otros, puede ayudar a controlar la actividad de las citoquinas en el cuerpo.

Citoquinas


Una alimentación saludable regula la actividad de las citoquinas en el organismo.

El término citoquinas se traduce del griego como "poner las células en movimiento". Las citoquinas son células que controlan la inmunidad en el organismo, y son importantes en especial para regular la inflamación, un proceso que, de manera inicial, ayuda a la sanación luego de una herida o de una infección. De todos modos, si el proceso inflamatorio se prolonga en el tiempo, puede resultar en la destrucción del tejido y en un incremento del riesgo de enfermedad crónica, según informa un trabajo publicado en el ejemplar de diciembre de 2000 de "News in Physiological Sciences". Ciertos alimentos en tu dieta ejercen una influencia significativa sobre la actividad y los niveles de citoquinas pro-inflamatorias y anti-inflamatorias en el organismo.

Grasas omega-3


Incorpora pescados ricos en ácidos grasos sanos a tu dieta.

Los ácidos grasos omega-3 constituyen una forma saludable de grasas derivadas de la vida marina y ciertos alimentos vegetales, según el University of Maryland Medical Center. Tanto las grasas omega-3 como las omega-6 son precursoras en la formación de citoquinas nuevas. De acuerdo con el ejemplar de mayo de 2008 de "Lipids in Health and Disease", el consumo inadecuado de grasas omega-3 incrementa la producción de citoquinas a partir de las grasas omega-6, que por lo común se encuentran en aceites vegetales. Las citoquinas derivadas de grasas omega-6 son más proclives a promover la inflamación. El University of Maryland Medical Center recomienda el consumo de pescados ricos en ácidos grasos omega-3 dos veces por semana.

Frutas y vegetales


Las frutas y verduras son alimentos ricos en nutrientes.

Las frutas y los vegetales son, de manera natural, fuentes saludables de nutrientes, incluyendo vitaminas C y E, y fibra dietaria. Un estudio publicado en el ejemplar de noviembre de 2005 del "American Journal of Clinical Nutrition" descubrió que el consumo de ocho o más porciones diarias de vegetales de colores diversos por cuatro semanas reducía la concentración de las proteínas C-reactivas a las citoquinas de manera significativa. Los autores mencionan que los antioxidantes en los vegetales pueden ayudar a reducir la actividad de las citoquinas.

Grasas trans


Evita las grasas trans.

Las grasas trans son una forma de grasa fabricada por el hombre presentes en aceites hidrogenados y varios alimentos horneados. Un estudio de investigación publicado en la edición de abril de 2004 del "American Journal of Clinical Nutrition" descubrió que las mujeres que ingerían las mayores cantidades de grasas trans tenían los niveles más elevados de citoquinas pro-inflamatorias en sangre, en comparación con las mujeres que evitaron este tipo de grasas.

Más galerías de fotos



Escrito por ryan devon | Traducido por sofia elvira rienti