Circulación deficiente y viajes en avión

Si sufres de circulación sanguínea deficiente, incluso un vuelo de poca duración puede generar malestar. Muchos pasajeros experimentan calambres en las piernas, cosquilleo en los pies, y rigidez e inflamación en las articulaciones. Sin embargo, si te preparas de forma adecuada, puedes controlar tu afección. Si además de circulación deficiente tienes úlceras en la piernas, debes visitar al médico antes de viajar.

Circulación deficiente

La circulación sanguínea deficiente se produce por diversas razones, como el endurecimiento de las arterias, los niveles elevados de colesterol y por no realizar ejercicios físicos con frecuencia. Durante un vuelo, debes mantenerte sentado y a menudo hay poco espacio para las piernas. La inmovilidad forzada y la forma en que se organizan los asientos pueden empeorar los síntomas relacionados con la circulación deficiente, al menos de forma temporal. Según Hospital for Special Surgery – hss.edu – (Hospital de Cirugía Especializada), si viajas en avión durante seis y ocho horas, debes tomar precauciones para evitar afecciones más severas, como trombosis venosa profunda (DVT por sus siglas en inglés) o embolia pulmonar. Aunque no es común que ocurran, estas condiciones pueden desarrollarse.

Calcetines y pantimedias

Para mejorar la circulación sanguínea en las piernas, usa zapatos cómodos, con buen calce y medias de compresión. Los calcetines y pantimedias comunes restringen la circulación de la sangre. Usa medias de compresión de 15 a 25 mm de espesor y zapatos sin cordones, para que te los puedas quitar con facilidad si debes masajearte los pies durante el vuelo. Es probable que si usas zapatillas, los pies se hinchen.

Cómo prepararse para el vuelo

Afrontar el reto de viajar en avión si sufres de circulación sanguínea deficiente comienza cuando reservas un vuelo. Cuando hables con el representante de la aerolínea, dile que debes sentarte en un asiento del lado del pasillo o solicita un asiento en la primera fila, ya que tienen más espacio para las piernas que los que se ubican en las filas siguientes. Si consigues sentarte del lado del pasillo, podrás estirar las piernas y realizar ejercicios sencillos estando de pie durante el viaje. También puedes incrementar la circulación de la sangre si consumes vitaminas C y E antes del vuelo.

Durante el vuelo

Realiza ejercicios físicos durante el vuelo para que la sangre circule; actividades simples como levantar la punta de los pies y moverlos en círculos son ideales. No cruces las piernas. Bebe mucha cantidad de agua antes y durante el viaje. Mantente alejado de las bebidas alcohólicas, las pastillas para dormir o los refrescos con gran cantidad de azúcar. Cada dos horas de vuelo, trata de caminar durante cinco minutos. Explícale a la azafata que sufres de circulación deficiente y que necesitas realizar ejercicios durante algunos minutos. Hasta dirigirse al baño del avión sirve como ejercicio.

Más galerías de fotos



Escrito por mimi bullock | Traducido por vanesa sedeño