Cinco métodos para mantenerse en forma

La actividad física regular es una de las cosas más importantes que pueden hacer por tu salud. Ejercitar durante 30 minutos o más al menos cinco días por semana puede disminuir el riesgo de enfermedades cardíacas, mejorar la fuerza ósea y muscular, y ayudar a controlar el peso, de acuerdo con los Centers for Disease Control and Prevention (Centros de Prevención y Control de Enfermedades). Incorporar una variedad de actividades a tu rutina de ejercicios puede ayudarte a mantenerte en forma.

Ejercicio aeróbico

El ejercicio aeróbico y cardiovascular —como caminata rápida, trote, natación o bicicleta— te ayuda a fortalecer el corazón, porque lo mantiene bombeando a un ritmo más acelerado durante un periodo prolongado de tiempo. La actividad aeróbica también ayuda a controlar la presión arterial y el colesterol, fortalecer la columna y evitar el aumento de peso, aumentando el nivel de energía y haciéndote sentir bien, explica el University of Maryland Medical Center.

Ejercicio anaeróbico

Mientras que el ejercicio aeróbico implica una intensidad baja sostenida durante varios minutos, o hasta horas, el ejercicio anaeróbico consiste en actividades cortas y rápidas que ayudan a mantener la fuerza muscular. Los ejercicios que incluyen gastos rápidos de energía, como las carreras cortas o el levantamiento intenso de pesas, se consideran aneróbicos. Se necesita una combinación de ejercicios aeróbicos y anaeróbicos para estar en forma, de acuerdo con University of Iowa Hospitals and Clinics.

Entrenamiento de fuerza

El entrenamiento de fuerza o resistencia ayuda a desarrollar la resistencia y reemplazar la grasa por masa muscular, lo cual hace que el cuerpo queme calorías más fácilmente. El entrenamiento de fuerza también ayuda a contrarrestar la pérdida muscular que se asocia con el paso del tiempo. Las flexiones de brazos (en el piso y con barra), el levantamiento de pesas y el ejercicio con máquinas de peso son todos ejemplos de actividades de fuerza. Debes realizar los ejercicios que trabajan los grupos musculares principales dos o tres veces por semana, para obtener mejores resultados.

Estiramiento

El estiramiento es un elemento importante de cualquier programa de entrenamiento. Estirar el cuerpo una o dos veces a la semana luego de cada rutina de entrenamiento aeróbico o de fuerza ayuda a mejorar la circulación y el rango de movimiento de las articulaciones. Asimismo, promueve una mejor postura y alivia la tensión. Las poses de yoga, el baile y el ejercicio que consiste en tocarte los pies te ayudan a estirar de forma efectiva.

Frutas y verduras

Una dieta saludable, con muchas frutas y verduras, promueve la salud, porque disminuye el azúcar en sangre que puede llevarte a comer de más, de acuerdo con Harvard School of Public Health. La mayoría de las personas deben comer al menos 4 tazas de frutas y verduras por día. Algunas opciones aconsejables incluyen espinaca y otro vegetal de hoja oscura; cualquier producto rojo, como frambuesas o pimientos; amarillo o naranja, como melón, banana (o plátano) y zanahoria.

Conclusión

Con ejercicio regular y una dieta saludable estarás en forma. Considera tus objetivos, intereses y posibles barreras, a la hora de crear el programa. Habla con tu médico antes de iniciar cualquier rutina de ejercicios, en especial si estabas inactivo.

Más galerías de fotos



Escrito por karen hellesvig-gaskell | Traducido por pilar celano