Cinco maneras de comer membrillos

Los árboles de membrillo (quince) producen un fruto dorado y aromático conocido por el nombre científico de Cydonia oblonga. En Asia occidental y en los países tropicales, el membrillo es suave y jugoso, pero en América del Norte tiene una cáscara más dura y carne astringente. Cocina el membrillo antes de comerlo para que sea más digerible si vives en climas más fríos. Elige membrillos grandes y firmes con poco o nada de coloración verde y manipúlalos con cuidado porque se magullan con facilidad.

Jalea

El membrillo tiene un alto contenido de pectina, por lo que es popular para hacer mermeladas y jaleas. La pectina es un tipo de hidrato de carbono que genera estructura y rigidez en la jalea por medio de interacciones químicas con sustancias ácidas y azúcar. Haz jalea de membrillo rebanando membrillos crudos sin pelar y cociéndolos a fuego lento durante 25 minutos. Cuela el jugo y hiérvelo el azúcar y jugo de limón. Retira la jalea del fuego cuando se espese y se pegue a una cuchara. Quítale la espuma y úsala o envásala para usarla más tarde.

Al horno

Hornear los membrillos y cómelos como una tibia y reconfortante merienda, o sírvelos con helado o pastel de ángel para el postre. Precalienta el horno a 300° F. Quita el corazón, corta en cuartos y elimina las zonas duras de los membrillos. Solapa las rebanadas en una fuente para horno y luego rocía con miel y con jugo de cítricos y agua. Usa jugo de limón, lima, manzana o naranja, dependiendo de tus preferencias. Tapa y cuece al horno durante una hora o hasta que las rebanadas estén transparentes. Quita la cubierta y hornea otros 10 minutos para espesar los jugos.

Escalfados

Pela y corta en cuartos los membrillos antes de escalfarlos o hervirlos. Mezcla agua, un endulzante y jugo cítrico en una olla grande. Usa siete tazas de agua y una taza de endulzante por cada 6 a 8 membrillos, por ejemplo. No uses endulzantes artificiales, prueba con miel, jarabe de agave o azúcar mascabado. Agrega vainilla si prefieres o usa otras especias. Cocina a fuego lento hasta que puedas pincharlos fácilmente con un cuchillo afilado, alrededor de una o dos horas, dependiendo del tamaño.

Dulce o carne de membrillo

Prepara carne de membrillo (quince paste) escalfándola con limón y una vaina de vainilla por cada 4 o 5 membrillos. Lava y quita la pelusa antes de escalfar, pero deja la piel. Luego de cocido, reserva los líquidos y deja aparte los trozos de membrillo. Hazlos puré con una licuadora o procesador de alimentos. Mezcla el puré de membrillo con la misma cantidad de azúcar y una cucharada de jugo de limón por cada taza de membrillo. Vuélvelo al fuego y cocina a fuego lento durante dos o tres horas más o hasta que se espese como una pasta. Cómela con moderación debido a su alto contenido de azúcar.

Crudo

Come el membrillo crudo si vives en un clima tropical. En los países más cálidos, la corteza lanuda del membrillo desaparece y la fruta se vuelve más suave y menos ácida. Evita el membrillo crudo de climas más fríos, debido a los químicos del tanino, que tienen un sabor desagradable y alteran la digestión. Un membrillo normal tiene 50 calorías de carbohidratos, 2 g de fibra, 25 por ciento del requerimiento diario de vitamina C y pequeñas cantidades de hierro y calcio.

Más galerías de fotos



Escrito por kristin dorman | Traducido por frances criquet