Cinco etapas de cambio para un buen estado físico

Introducción Para cualquier cambio de comportamiento se identifican cinco etapas. El modelo fue desarrollo en los años '70 para trazar el cuadro de cambios en personas que intentan dejar de fumar. Desde entonces ha sido adaptado para la actividad física para que personas que incorporan ejercicios sanos puedan seguir su progreso hasta convertirse en personas que realizan ejercicio regularmente. Al conocer las etapas es más fácil predecir obstáculos, mantenerse enfocado y desarrolla técnicas motivacionales.

Precontemplación

Precontemplación es una etapa donde no se hace nada. Puedes sentirte cómodo con tu nivel de actividad física o la falta de esta. Si alguien más menciona la necesidad aumentar su actividad, puede ser que tú te niegues o ignores el consejo. De acuerdo con Gaby Ronda, una investigadora alemana en Maastricht University, la gente se ejercita de acuerdo a su creencia de que será buena en ello o de que disfrutará la actividad. Cambiar de la precontemplación requerirá de motivación que fomenta la seguridad.

Contemplación

Contemplación es una etapa de conciencia. Algunas personas empiezan a notar que la facilidad de pérdida de aire o que su ropa ya no les queda. Esta es la etapa del "debería...", como por ejemplo, "debería estar haciendo ejercicio" o "debería perder peso". El experto en mantenimiento de estado físico, Marc Perry, aconseja en establecer metas específicas en esta etapa. Identificar maneras que cambien de forma benéfica para ti para motivarte a cumplir tus metas.

Preparación

Preparación es la etapa de planación cuando decides cómo lograrás tus metas. Empezarás a utilizar frases con el "Yo puedo...", como por ejemplo, "Podría unirme al gimnasio" o "podría salir a correr". En esta etapa, apóyate en expertos para que te guíen o motiven a mantener tus planes en un aspecto realista y alcanzable. Conforme progresas en esta etapa, espera tener un sentimiento de preparación mental para promulgar tus metas de un buen estado físico.

Acción

Acción puede ser la parte más difícil de las cinco etapas. Es el momento de empezar a trabajar. el sitio web de Lifespan aconseja que la actividad física regular se equivalente a 30 minutos de actividad por día, cinco días a la semana. Puedes realizar la actividad en una media hora completa o puedes hacer dos rutinas de estiramiento de 15 minutos. Marc Perry dice que aquí es cuando hay una posible recaída a un etapa a priori, así que mantente motivado con amigos y entrenadores, pésate regularmente, programa medidas o cualquier otro refuerzo cuantitativo.

Mantenimiento

La etapa de mantenimiento es un etapa de logro. Tu ropa te debe quedar diferente. Deberás tener un ritmo cardiaco más tranquilo o hacer ejercicio más rápido por periodos más largos sin tener que descansar. El peligro ahora es que te sentirás bien y dejarás de hacer ejercicio. Mantenerte a plazo largo es un compromiso. Puedes cambiar tus rutinas para mantenerte motivado, pero necesitas seguir ejercitándote. Tu vida ha cambiado de una manera exitosa desde las primeras etapas de cambio.

Más galerías de fotos



Escrito por rachel moran | Traducido por héctor muñoz