Cinco beneficios de una nutrición adecuada

Comer alimentos saludables no se trata solamente de llevar una dieta seria, evitar tus convites o hacerte más delgado. La nutrición adecuada es un estilo de vida que te permite estar saludable mentalmente y físicamente. No hay un plan ideal de nutrición para todos, pero elegir un plan de comida saludable que funcione para ti te proporcionará algunos beneficios importantes.

Energía mejorada

Ingerir carbohidratos saludables como granos enteros, vegetales y frutas te ayudará a mantener tus niveles de energía estables durante el día debido a que se convierten en un flujo lento de azúcar en tu sangre. Por otro lado, comer carbohidratos refinados como el dulce, papas a la francesa y pan blanco conllevará a niveles no estables de azúcar en la sangre, lo que puede causar que padezcas de cambios de humor y que tengas problemas al enfocarte en tareas diarias. El American Council on Exercise (Consejo estadounidense de ejercicio) recomienda tener un desayuno nutritivo, como avena con bayas, para reducir la pereza de la mañana. Sigue el día con bocadillos pequeños bajos en carbohidratos entre las comidas principales para una energía balanceada.

Conservación del peso

Debes ingerir constantemente la misma cantidad de calorías que quemas para mantener tu peso. Aún así, se incrementará el riesgo de que aumentes de peso cuando comes la mayor parte alimentos altos en calorías como comida rápida y cuando bebes bebidas altas en calorías como refresco regular. Es menos probable que aumentes de peso o que te conviertas en obeso si te enfocas en comer una dieta rica en nutrientes, alimentos bajos en calorías tales como granos enteros, frutas, verduras, productos lácteos bajos en grasa y proteínas. Esto mejora tu calidad de vida general - por ejemplo, tendrás menos problemas con las actividades diarias como caminar y subir escaleras - y reduce las oportunidades de desarrollar problemas que ponen en riesgo tu vida.

Corazón saludable

Aumentas el riesgo de una enfermedad al corazón si tu dieta es rica en grasas saturadas, grasas trans, colesterol y sodio. Tomar muchas grasas saturadas y trans particularmente, aumenta la probabilidad de tener una enfermedad en el corazón debido a que se incrementa el nivel de colesterol en la sangre y esto daña las plaquetas de las arterias. Las fuentes comunes de grasas no saludables para el corazón son la carne roja, los lácteos de grasa completa, el aceite de palma, el aceite de coco, las comidas fritas, los productos horneados y las galletas. Reemplaza la mayoría de esas grasas con grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas - las encontrarás en alimentos como las nueces, las semillas, el aguacate (avocado) y el aceite de pescado - y serás menos propenso a desarrollar altos niveles de colesterol y alta presión.

Riesgo de diabetes reducido

Eres más propenso a tener diabetes Tipo 2 por la mayoría de los carbohidratos que comes y que están refinados. Por otro lado, los granos enteros de fibra y de salvado lentamente reducen el nivel de azúcar en la sangre y los niveles de insulina y reducen la presión en tus aparatos que producen la insulina, según la Harvard School of Public Health (Escuela de Salud Pública de Harvard). Los granos enteros también contienen vitaminas, minerales y fitoquímicos que juegan un papel importante en la reducción del riesgo de diabetes Tipo 2. Aumentar tu ingesta de grasa poliinsaturada en lugar de grasas "malas" también puede reducir la probabilidad de tener este tipo de diabetes.

Cerebro saludable

Un dieta rica en colesterol y en grasa saturada está relacionada con el alto riesgo de colesterol elevado y la enfermedad Alzheimer, según la Alzheimer’s Association (Asociación del Alzheimer). Aún así, tener un nivel alto de grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas en tu dieta puede mejorar los niveles de colesterol y ayuda a proteger las células del cerebro. Otros alimentos que también ayudan a proteger el cerebro son los vegetales oscuros y las frutas tal como la col rizada (kale), el brócoli, los pimientos rojos, los arándanos (blueberries), las uvas y las cerezas (cherries).

Más galerías de fotos



Escrito por christa miller | Traducido por fernando villarreal