Los cinco beneficios del estiramiento y el entrenamiento muscular

Pocas personas cuestionan los beneficios del ejercicio cardiovascular para la salud del corazón y el control de peso. Sin embargo, hacer ejercicio y estirar los músculos también es importante para la salud general. Un cuerpo fuerte y flexible se ve y se siente más joven y lleno de energía, aumentando tu confianza y autoestima. Los beneficios de la fuerza y ​​la flexibilidad para la salud también van más allá de la apariencia física.

Mejora de la composición corporal y el control de peso

El ejercicio de los músculos aumenta la masa muscular y mejora la composición corporal, que es el porcentaje relativo de la masa grasa y la magra. De acuerdo con el especialista de medicina física y rehabilitación, Edward Laskowski, MD, de Mayo Clinic, la masa muscular disminuye naturalmente con la edad; un proceso conocido como sarcopenia. Laskowski dice: "Si no haces nada para reemplazar la masa muscular que pierdes, aumentará el porcentaje de grasa en tu cuerpo". Debido a que la masa muscular contribuye al movimiento, un cuerpo más musculoso quema más calorías por día, ayudando a controlar tu peso.

Mejora de la postura

Los músculos trabajan en conjunto para mantener tu esqueleto erguido, proporcionando sostén a tus huesos, pero las actividades diarias pueden sobreutilizar algunos músculos, mientras otros permanecen latentes. Por ejemplo, estar sentado frente a la computadora todo el día acorta los músculos del pecho, al tiempo que estira los músculos de la parte superior de la espalda. Con el tiempo, si no se corrige, tu espalda puede llegar a encorvarse. Ejercitar los músculos débiles y estirar los músculos tensos restaura la postura equilibrada, manteniendo la columna vertebral en sana alineación y disminuyendo la presión sobre los discos y los nervios intervertebrales.

Articulaciones saludables

Del mismo modo, tus articulaciones se sirven de los músculos para mantenerse en su lugar y evitar su deterioro. Por ejemplo, pararse con las rodillas "bloqueadas" o hiperextendidas, puesto que los músculos isquiotibiales débiles no sólo generan tensión en las articulaciones de la rodilla, sino que desalinean tu pelvis, ejerciendo presión sobre las articulaciones de la cadera y la espalda baja. Fortalecer y estirar todos los músculos que rodean las articulaciones contribuye a que las articulaciones estén más fuertes y saludables. El American Council on Sports Medicine recomienda un mínimo de dos sesiones de entrenamiento de fuerza por semana y realizar al menos una serie de ocho a 12 repeticiones para cada grupo muscular.

Mejora de la densidad mineral ósea

Además de fortalecerte físicamente, el ejercicio de fuerza muscular tiene la ventaja adicional de ser una actividad que contribuye a dar soporte al peso de los huesos. El entrenamiento de resistencia ejerce presión en los huesos, haciéndolos más fuertes al aumentar la densidad mineral ósea, que ayuda a prevenir la osteoporosis. Tener huesos fuertes te hace menos vulnerable a las fracturas.

Estabilidad, equilibrio y facilidad de movimiento

Además de disminuir la fuerza, un estilo de vida inactivo y sedentario puede hacer que los músculos y las articulaciones se pongan rígidas, haciendo que sean menos flexibles. El American Council on Exercise subraya que con frecuencia descuidamos el entrenamiento de la flexibilidad, aun cuando tener articulaciones flexibles contribuye a facilitar el movimiento y disminuye el riesgo de lesiones. El American College of Sports Medicine concuerda con esto y señala que las personas mayores físicamente activas presentan mayor funcionalidad general y menos riesgo de caídas y lesiones por caídas. Las articulaciones y músculos fuertes y flexibles permiten que las actividades cotidianas sean más fáciles de realizar, proporcionando mayor independencia y mejor calidad de vida.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle matte | Traducido por vittore notabene