Cinco beneficios de la actividad para la resistencia muscular

Un programa de ejercicio regular puede, en combinación con una dieta nutritiva, mejorar tu salud, estado de ánimo y peso. Hay muchas formas diferentes y tipos de ejercicio, como aeróbico, anaeróbico, entrenamiento de fuerza, flexibilidad y equilibrio. El ejercicio de resistencia muscular incluye cualquier actividad de fortalecimiento muscular que aumenta la resistencia, la capacidad de realizar ejercicio durante un tiempo prolongado. El ejercicio cardiovascular, como correr largas distancias, la natación y el ciclismo, así como el entrenamiento de fuerza que involucra muchas repeticiones y trabaja diferentes grupos musculares hasta la fatiga, son ejemplos de ejercicios de resistencia muscular. Consulta a tu médico antes de iniciar cualquier nuevo programa de actividad física.

Control del peso

Los ejercicios de resistencia muscular pueden ayudar a mantener un peso saludable o perder peso como parte de un plan de alimentación aprobado por un médico. La pérdida de peso se produce cuando el cuerpo quema más calorías de las que ingieres. El ejercicio físico quema calorías y gasta energía con cada movimiento. Tu tasa metabólica también aumenta con la actividad física y se mantiene elevada incluso en reposo, es decir, quemas más calorías para bajar de peso, incluso cuando no estás activo.

Más energía

Los ejercicios de resistencia te dan más energía para funcionar mejor durante las actividades diarias. El ejercicio mejora la capacidad del cuerpo para llevar a cabo funciones normales, incluyendo las del sistema cardiovascular, mediante el transporte de nutrientes esenciales y oxígeno a las células y tejidos del cuerpo. Mejora el corazón y la función pulmonar, aumentando la capacidad de oxígeno y disminuyendo la carga de trabajo sobre el corazón en el bombeo de la sangre por todo el cuerpo. Las tareas diarias tales como caminar por las escaleras, levantar objetos y hacer mandados son más fácil con el ejercicio regular.

Mejor ánimo

El ejercicio puede mejorar tu estado de ánimo y disminuir los niveles de estrés. Los productos químicos y neurotransmisores - como las endorfinas, conocidas como los químicos de la sensación de bienestar- son liberadas durante la actividad física prolongada y contribuyen a sentimientos de felicidad y calma. El ejercicio también puede ayudar a liberar la tensión y la energía negativa acumulada de una manera más saludable que enojarse.

Mejor tono muscular

El ejercicio físico puede ayudar a aumentar la fuerza y el tono muscular. Los ejercicios de resistencia implican la realización de una actividad durante un período prolongado de tiempo o por muchas repeticiones. El entrenamiento de fuerza llevado a cabo con pesos más ligeros en un programa de bajo volumen y alta repetición aumenta la resistencia muscular más que la masa. Tus músculos se hacen más fuertes y están en mejores condiciones para llevar a cabo las actividades por un período más largo. Los ejercicios de resistencia ayudan a tonificar los músculos en lugar de crear músculos voluminosos, que más típicamente resultan de levantar objetos pesados ​​en un bajo número de repeticiones o de carreras de velocidad en lugar de carreras de larga distancia.

Menos riesgo de enfermedades

La actividad física ayuda a disminuir el riesgo de enfermedades y condiciones de salud graves. The Cleveland Clinic señala que el ejercicio puede ayudar a reducir los síntomas de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, una enfermedad pulmonar que dificulta la respiración, mejorando tanto cardiovascular y la función pulmonar. El ejercicio también ayuda en la disminución de la presión arterial, los niveles de colesterol en la sangre, el riesgo de la diabetes, accidente cerebrovascular y enfermedad cardíaca. Sin embargo, otros factores pueden afectar a los riesgos y la prevención de la enfermedad, así que es importante que consultes a tu médico para discutir un plan que se adapte a tus necesidades.

Más galerías de fotos



Escrito por jennifer andrews | Traducido por mariela rebelo