Cinco alternativas saludables al agua

El agua es el nutriente más esencial para el sustento de la vida, ya que hidrata, transporta el oxígeno y otros nutrientes a las células, regula la temperatura corporal, previene el estreñimiento y amortigua las articulaciones. Tu cuerpo requiere de 8 a 12 vasos de agua al día para reponer los líquidos perdidos a través del sudor, la orina, las deposiciones y la respiración, según informa de la Clemson Cooperative Extension. Sin embargo, el agua podría no proporcionar un sabor agradable al paladar de todos. Existen algunas alternativas saludables al agua que pueden hidratar tu cuerpo con texturas y sabores más atractivos.

Agua de coco

El agua de coco se deriva de la parte interior de cocos verdes, y se envasa en una caja de jugo como bebida saludable. Una porción de 8 onzas (240 ml) de agua de coco directamente de la cáscara proporciona importantes cantidades de electrolitos, incluyendo 250 miligramos de sodio, 45 miligramos de fósforo, 600 miligramos de potasio y 60 miligramos de magnesio. Sin embargo, el agua de coco envasada tiende a contener mucho menos sodio, aproximadamente de 14 a 29 miligramos. Además, esta bebida incluye sólo 46 calorías y 9 gramos de carbohidratos por cada porción de 8 onzas (240 ml), informó Jennifer Koslo, dietista registrada de Kaplan University. El agua de coco hidrata el cuerpo al tiempo que proporciona otros nutrientes benéficos, como vitaminas, antioxidantes y aminoácidos.

El té es una alternativa saludable al agua, aunque con algunos inconvenientes. El té viene en una variedad de sabores naturales para complacer a tu paladar. Esta bebida sin calorías contiene antioxidantes, los agentes que combaten los radicales libres en tu cuerpo. Los antioxidantes en el té aumentan la función inmune, neutralizan las células cancerígenas, disminuyen los niveles de colesterol dañino y previenen la formación de coágulos de sangre, de acuerdo con la University of New Hampshire. Sin embargo, los taninos, un tipo de antioxidante presente en el té, pueden impedir la absorción de calcio en los alimentos que consumes con tu té, informa Brown University. Además, algunos tipos de té contienen cantidades elevadas de cafeína. La cafeína actúa como un diurético, lo que puede favorecer la deshidratación. Existen tés descafeinados para ayudar en la hidratación de tu cuerpo. Limita o evita añadir azúcar o saborizantes a tu té, ya que esto aumenta el contenido de calorías.

Infusión de agua

Las infusiones de agua, también conocidas como agua de spa, se componen de agua complementada con frutas, hierbas o verduras. Puedes comprar agua de spa en tu tienda local de comestibles, aunque algunas marcas contienen azúcar añadida o sustitutos de azúcar. Infundir tu propia agua de spa en casa con limas, limones, naranjas, pepinos, menta o jengibre provee una alternativa saludable al agua simple. Estas hierbas pueden mejorar una jarra de agua fría con sabores naturales, además de añadir antioxidantes a tu bebida.

Caldo bajo en sodio

El caldo bajo en sodio, de pollo o de verduras, es una alternativa sabrosa al agua. Este sustituto de bajo azúcar contiene sólo 38 calorías y 72 miligramos de sodio por cada taza de caldo de pollo. También incluye minerales importantes, como magnesio, fósforo, potasio y calcio, y 4.8 gramos de proteína. Añade cebolletas o setas para dar textura a esta sopa hidratante.

Sandía

La sandía sacia tu sed y te ayuda a reponer líquidos corporales. 92% de la sandía es agua, informa Julie Garden-Robinson, especialista en nutrición y alimentos en el North Dakota State University Extension Service. Además, la sandía proporciona textura, sabor y vitaminas (como la vitamina A, la vitamina C y la tiamina) que no se encuentran naturalmente en el agua potable. Asimismo, esta fruta incluye poderosos antioxidantes, como el licopeno y beta-caroteno, los cuales ayudan a combatir los radicales libres. Puedes comer sandía en rodajas o bolas, o licuarla para una bebida refrescante.

Más galerías de fotos



Escrito por suzanne allen | Traducido por gerardo núñez noriega