¿Cómo la ciencia ayuda al desarrollo infantil temprano?

Los mecheros de Bunsen y los experimentos de química están a años de distancia, pero la curiosidad de tu pequeño científico naturalmente ayuda al proceso de aprendizaje. Mientras que la alfabetización y las matemáticas son a menudo el enfoque durante la primera infancia, la ciencia edifica las habilidades en tu pequeño. Incorporar las actividades cotidianas de la ciencia puede ayudar al desarrollo del niño en muchas áreas.

Habilidades de observación y pensamiento

Las actividades científicas utilizan habilidades de observación para descubrir las conexiones. A medida que tu niño vierte agua sobre un montón de tierra, observa que se convertirá en lodo. Cuando cae un huevo en la encimera, puede ver que hace una grieta. Las exploraciones de ciencia ayudan a tu pequeño a entender las relaciones de causa y efecto a medida que ve lo que sucede. Según la Asociación Nacional para la educación de los niños jóvenes (NAEYC, por sus siglas en inglés), la ciencia es importante para el desarrollo de habilidades de investigación, estimación, predicción y clasificación. Estas habilidades se transfieren a otras áreas temáticas y situaciones de aprendizaje.

Investigación y resolución de problemas

La base de la exploración científica consiste en hacer preguntas, investigar y resolver problemas. Incorporar actividades de ciencia en la vida de tu hijo fomenta su curiosidad y lo presiona a observar con más profundidad. Durante los experimentos de la ciencia, tu hijo comprende la pregunta y decide sobre una forma de probarla. Para un niño en edad preescolar, esto podría significar averiguar por qué algunas cosas flotan. Para resolver el problema, tu hijo podría lanzar objetos al azar en la tina del baño o un charco. Fomentar el pensamiento científico ayuda a tu hijo pequeño a desarrollar la capacidad de resolver problemas, lo cual es ventajoso en todos lo ámbitos.

Comunicación

Las actividades científicas animan a los pequeños a hablar sobre lo que ven. Durante los experimentos científicos, probablemente escuchará exclamaciones tales como, "¡Mira eso!". Incluso pueden describir lo que está pasando sin preguntar. Si tu pequeñín naturalmente no habla de las observaciones de la ciencia, dale un poco de empuje. Pregunta, "¿Qué crees ocurre cuando mezclamos el barro y el agua?". Para conceptos que puede que no conozca, dale las palabras para que lo describa. Podrías decir: "esa botella flota y la moneda se hunde hasta el fondo. La botella es más boyante que la moneda". Aunque no entienda completamente los términos de la ciencia, estás ayudando a desarrollar habilidades de comunicación y el conocimiento de la ciencia. Hablar acerca de ciencia amplía el vocabulario de tu niño y le ayuda a desarrollar la habilidad de expresar sus pensamientos con palabras.

Habilidades motrices

Más allá de los aspectos del aprendizaje de proyectos de ciencias, el acto de la prueba y explorar conceptos científicos, ayudan a tu pequeño a desarrollarse físicamente. Vertir los ingredientes en un tazón enseña a tu pequeñín sobre las mezclas, pero también practica agarrar la cuchara medidora. Él utiliza su coordinación de ojo con mano para verter los ingredientes con precisión en el tazón. Bailar, correr y lanzar bolas ayuda a afinar sus habilidades motoras, mientras que aprende sobre el sistema muscular.

Más galerías de fotos



Escrito por shelley frost | Traducido por valeria garcia