Ciclismo y rodilla de corredor

La rodilla de corredor es un término usado para describir un síndrome común que resulta del uso excesivo de la rodilla. Afecta a las personas que doblan sus rodillas constantemente como corredores y ciclistas. El ciclismo con la rodilla de corredor requiere reposo, ejercicios especiales para fortalecer la rodilla y posiblemente algunos cambios en el ajuste de la bicicleta.

Rodilla de corredor

La rodilla de corredor es el apodo para el síndrome de dolor patelofemoral. Esto es cuando la patela o rótula no está alineada correctamente en la ranura del fémur, el hueso del muslo. Debido a que la rótula ya no tiene un seguimiento correctamente, el fémur está irritando su cara inferior. El dolor que resulta se siente como que viene de alrededor o por debajo de la rodilla. Comenzará como un dolor gradual, llegando a ser tan fuerte que va a doler todo el tiempo.

Tratamiento

Inicialmente, tendrás que tomar un descanso de la bicicleta. Consulta a tu médico tan pronto como sea posible para un diagnóstico exacto. Mientras tanto, sigue el R.I.C.E. método de descanso, hielo, compresión y elevación. Envuelve una venda elástica alrededor de la rodilla y elévala con almohadas para descansarla. Aplica compresas de hielo durante 20 minutos a la vez. Tu médico también te puede sugerir que tomes un medicamento anti-inflamatorio para aliviar el dolor y la hinchazón.

Ejercicios especiales

Cuando se reduce el dolor y la hinchazón puedes empezar a hacer ejercicios especiales para rehabilitar tu rodilla. Esto exigirá fortalecer y estirar los músculos que sostienen la rodilla. Lo más importante son los cuádriceps y los tendones de la corva. Los cuádriceps están en la parte frontal del muslo y son responsables de la estabilización de la rótula en la rodilla y de extender la pierna. Los tendones de la corva en la parte posterior del muslo son responsables de la flexión de la rodilla. Cuando estos músculos están fuertes van a absorber la presión que se coloca en la rodilla por el ciclismo, lo que reducirá la desalineación y el dolor.

Volver al sillín

Una vez que tu rodilla se siente mejor puedes volver a la bicicleta. Sin embargo, debes considerar hacer algunos cambios al montar en bicicleta con la rodilla de corredor. En primer lugar, mira el ajuste de la bicicleta. Un sillín que está demasiado bajo puede ser la causa de tu condición. El sillín debe estar lo suficientemente alto para que tu pierna está todavía ligeramente flexionada en la parte inferior del recorrido del pedal. Cuando estés sentado en tu bicicleta los dedos de los pies apenas deben tocar el suelo. El otro cambio para poner en práctica es una rutina permanente de ejercicios de fortalecimiento y estiramiento tres veces a la semana para mantener tu fuerza de la rodilla, mientras que montas en bicicleta.

Más galerías de fotos



Escrito por james roland | Traducido por gabriela nungaray