El ciclismo y el dolor de pies

Las plantillas, el calzado adecuado, calcetas y la colocación de abrazaderas pueden ayudar a prevenir el dolor de pies relacionado con el ciclismo.

Las plantillas, el calzado adecuado, calcetas y la colocación de abrazaderas pueden ayudar a prevenir el dolor de pies relacionado con el ciclismo.

El ciclismo es una forma eficaz para mantenerse en forma y mejorar la salud cardiovascular y más de 100 millones de estadounidenses lo disfrutan, de acuerdo con la American Academy of Podiatric Sports Medicine. Aunque la gente puede asociar las molestias en los pies más frecuentemente con el correr, también es un efecto secundario común del ciclismo. Sin embargo, el dolor de pies no tiene porque relegar a tu bicicleta al sótano, ya que es fácilmente tratable mediante la adopción de medidas preventivas.

Identificación

Tanto los ciclistas profesionales como amateurs pueden experimentar algún tipo de dolor en el pie, sobre todo en viajes largos. Los síntomas principales son dolor, sensación de ardor y adormecimiento, que se producen con más frecuencia en los lados exteriores de los pies, las puntas de los mismos y los talones. A veces se el dolor es localizado, pero otras puede irradiarse a lo largo de los pies o tobillos, piernas e incluso hasta la espalda.

Causas

Durante el pedaleo, los nervios entre los metatarsianos, los pequeños huesos bajo las puntas de los pies y otros tejidos blandos, como los músculos y los vasos sanguíneos, pueden comprimirse y causar dolor y entumecimiento. Las causas frecuentes son un calzado demasiado ajustado, la vibración del camino y demasiada subidas de colinas que ponen una presión continua en la parte inferior del pie. A veces, el pie puede invertirse hacia adentro de abrazaderas o pedales gastados o en una postura demasiado estrecha sobre éstos, provocando también dolor. Si tu pie tiene el problema opuesto y se sale demasiado hacia el exterior, también puede ser doloroso y es a menudo causado por abrazaderas metidas mucho hacia adentro en el calzado, haciendo que asumas una postura en los pedales demasiado amplia.

Tratamiento

Las soluciones rápidas que puedes probar cuando todavía estés en el camino, son el mover tus abrazaderas más hacia la parte posterior de tu calzado, aflojar las correas del pie y examinar costuras irregulares o correas y hebillas en el calzado que podrían estar haciendo presión contra la parte exterior de tu pie. Si llevas un par de calcetines de repuesto contigo, trata cambiarlos, dándole a tus pies un momento para airearse primero. También puedes estirarlos y darles un suave masaje.

Prevención

La forma más eficaz de prevenir el dolor de pies es usar el calzado adecuado. Siempre compra zapatos al final del día, cuando estén más hinchados tus pies, para ayudarte a conseguir el ajuste correcto. Busca zapatos más amplios con un frontal amplio y correas flojas. Si tus pies son delgados y huesudos, es posible que también necesites calcetines más gruesos para rellenar la planta del pie, mientras que los pies más grandes pueden requerir calcetines delgados y más espacio. Utiliza abrazaderas con una gran plataforma y trata de moverlas hacia atrás lo más que se pueda. Como regla general, apunta tener el primer hueso metatarsiano justo delante del eje del pedal. Si eres como el legendario ciclista profesional Greg LeMond, que sufría de pies dolorosos, en última instancia puedes necesitar calzado a la medida. Si eres propenso a los "pies calientes", trata de usar sandalias para ciclismo. También puede ser útil estirar los grupos musculares principales utilizados en el ciclismo, como los glúteos, los cuadriceps, las pantorrillas y los isquiotibiales, antes y después de salir en tu bicicleta.

Más galerías de fotos



Escrito por bonnie singleton | Traducido por ana karen salgado beltrán