Ciclismo y dolor de pantorrilla

El ciclismo no es sólo un modo ecológico de transporte sino también una gran manera de perder peso o mantener un peso saludable, mejorar la circulación y el flujo sanguíneo y reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, apoplejía, diabetes y algunos tipos de cáncer. El ciclismo es una actividad de bajo impacto y es suave con las articulaciones, especialmente las rodillas. Sin embargo, todavía es posible, sufrir tensiones musculares y calambres, especialmente en los músculos de la pantorrilla, mientras andas en bicicleta.

La pantorrilla

El gastrocnemio, o los músculos de la pantorrilla, se encuentran en la parte posterior de las piernas, justo debajo de las rodillas. Los cuádriceps juegan un papel muy importante en la producción de la energía que impulsa las manivelas de una bicicleta, pero los músculos de la pantorrilla están involucrados también. Durante duros esfuerzos, el ciclismo tensiona los músculos, los tendones y los huesos de la pierna, lo que resulta en dolor y desgarros musculares. Los desequilibrios musculares pueden poner estrés adicional en las pantorrillas, más vulnerables a las heridas y apretadas.

Desgarros musculares

En cualquier momento que sobrecargues un músculo, la fibra muscular es más propensa a sufrir pequeños desgarros. El desgarro de pantorrilla también puede deberse al trabajo pesado o estirar demasiado el músculo antes de que se caliente. Dependiendo de la extensión del tejido dañado, las tensiones musculares pueden causar dolor durante días o semanas. Los síntomas incluyen dolor, sensibilidad y rigidez en la pantorrilla. Si sufres de un desgarro, trátalo con descanso, evita el ciclismo hasta que desaparezca el dolor y aplica hielo hasta cuatro veces al día, y comprime y eleva la pierna.

Calambres musculares

Los calambres musculares producen un dolor repentino que puede ser leve o agonizante. Pueden ocurrir en cualquier lugar desde unos pocos segundos a 20 minutos o más. Mientras que la causa se desconoce, los calambres musculares son más comunes en los atletas que repentinamente aumentan su rutina, ejercitan bajo calor extremo o que están agotados de electrolitos y se deshidratan. Cuando experimentas un calambre, haz un estiramiento y masaje suaves en la pantorrilla, y deja de hacer ciclismo hasta que desaparezca. Para prevenir los calambres, lentamente aumenta la intensidad de tu rutina de ejercicios, estira, hidrátate debidamente y asegúrate de que haber consumido suficiente sodio y calorías, especialmente de carbohidratos.

Otras consideraciones

Existen otras condiciones que causan dolor en la pantorrilla. La pierna de tenis se produce cuando hay un desgarro en el medial de la pantorrilla, que se siente como un dolor repentino y agudo durante la fase de alimentación de tu golpe de pedal. Es importante permitir que el desgarro sane antes de comenzar ciclo otra vez. La arteriopatía periférica puede ser causada por una obstrucción arterial en la pierna que se desploma después del ciclismo pero causa dolor en la pantorrilla mientras pedaleas. Puedes también experimentar moretones, cambios en el color de la piel y entumecimiento. Si experimentas estos síntomas, llama a tu médico de inmediato.

Más galerías de fotos



Escrito por abby roberts | Traducido por paulina illanes amenábar