El ciclismo y el dolor de muslos

En muchos casos, el hecho de sentir dolor en los muslos mientras andas en bicicleta no está relacionado con problemas médicos importantes. Las rozaduras, los calambres y el cansancio general de los músculos pueden desencadenar dolor de muslos. Sin embargo, puedes prevenir los síntomas futuros y descubrir si tu dolor es motivo de preocupación. Si la molestia en los muslos persiste mucho tiempo después de que terminas de andar en bicicleta o padeces un dolor insoportable, visita un médico inmediatamente.

Rozadura de los muslos

El ciclista experto Sheldon Brown sugiere que la rozadura es una de las razones más comunes de dolor en los muslos al andar en bicicleta. Se produce cuando tu piel se irrita por la fricción contra tus prendas o la silla. En paseos largos y calurosos en los que transpiras mucho, las rozaduras tienden a empeorar mucho. En muchos casos, se producen por sentarse en una silla que es demasiado ancha o está hecha de un material acolchado, según Brown. El uso de vaselina o una jalea de petróleo similar sobre el muslo puede ayudar a evitar rozaduras graves.

Calambres

El muslo es una de las zonas que sufren de calambre muscular con mayor frecuencia al andar en bicicleta. Los calambres son una forma de espasmo muscular que puede causar un dolor extremo. De acuerdo con el sitio web Cycling Performance Tips, si experimentas un calambre en un muslo mientras andas en bicicleta, debes bajarte de la bicicleta de inmediato. Masajearte la pierna puede ser suficiente para aliviar la rigidez. Sin embargo, si el calambre es más doloroso, elonga el área entre las caderas y los muslos, haciendo un estiramiento tipo estocada. Puedes estirar las piernas ligeramente acalambradas mientras andas en bicicleta, aunque no es recomendable para principiantes.

Síndrome de fricción de la banda iliotibia

Andar en bicicleta muy rápidamente puede provocar el síndrome de fricción de la banda iliotibial, de acuerdo con el Langone Medical Center de la Universidad de New York. Tu banda iliotobial se extiende a lo largo de la parte externa del muslo. El síndrome es el resultado del uso excesivo, y en algunos casos está asociado a andar en una bicicleta que no es adecuada para tu contextura. Los síntomas de dolor pueden comenzar en la rodilla, pero a menudo se propagan hasta la cara externa del muslo. Puedes sentir un ardor o dolor intenso al andar en bicicleta. El tratamiento incluye reposo y hielo para reducir el daño, a menudo seguido de algunos ejercicios de rehabilitación en el hogar.

Prevención

Antes de cualquier viaje en bicicleta que sea algo más que un viaje a la tienda local, asegúrate de calentar los músculos del muslo correctamente. El Medical Center de la Universidad de Maryland sugiere levantar el pie detrás de la espalda hacia los glúteos hasta que sientas un estiramiento en los músculos cuádriceps, en la parte delantera de tu muslo. Mantén la rodilla apuntando directo al suelo y sostén el muslo en el lugar durante 10 a 20 segundos. Para ayudar a prevenir calambres, bebe mucha agua y evita el ciclismo en condiciones de mucho calor.

Más galerías de fotos



Escrito por peter mitchell | Traducido por nieves fragola