El ciclismo y los calambres en las piernas

Normalmente el ciclismo es un deporte de bajo impacto que es gentil con las articulaciones de la rodilla. Sin embargo, aún es posible lesionarse o experimentar dolor en el ciclismo. Muchas lesiones se producen debido al uso excesivo o el trabajo demasiado arduoy demasiado pronto en un plan de entrenamiento. Una queja común entre los ciclistas son los calambres musculares. Si bien no hay un tratamiento seguro para éstos, puedes tomar algunas medidas preventivas para reducir tus probabilidades de desarrollar calambres en las piernas.

Calambres

Un calambre en la pierna por lo general aparece repentinamente mientras que pedaleas. Puedes sentirlo como un dolor sordo, o puede ser sumamente fuerte, obligándote a dejar de pedalear. El músculo, a menudo en la pantorrilla o el pie, sufre espasmos incontrolables y a veces se siente como una descarga eléctrica o un dolor del caballo. Aunque la causa exacta de los calambres musculares es desconocida, los médicos creen que a medida que el cuerpo se fatiga debido al esfuerzo, un reflejo excita los músculos.

Causas

Los calambres pueden producirse cuando presionas el cuerpo al límite. Los corredores o ciclistas de larga distancia son propensos a ellos cuando pedalean a una ardua intensidad o al final de su largo viaje. Correr a rápidas velocidades también los provocan. La fatiga muscular, combinada con el calor intenso, puede provocar calambres. El cuerpo también debe mantener su equilibrio de electrolitos durante la actividad. Cuando sudas pierdes minerales, como calcio, magnesio, potasio y sal. Esto puede crear un desequilibrio debido a que estos minerales regulan las contracciones musculares y la energía química de las células.

Prevención de calambres

No puedes impedir necesariamente un calambre muscular, pero mantenerte hidratado y con una nutrición adecuada durante tu paseo pueden ayudar a retrasar la aparición de los calambres. Centrarte en la sustitución de los electrolitos añadiéndole a tu agua un suplemento de sal o electrolítico. Concéntrate en comer carbohidratos en tu paseo, porque éstos proporcionan el combustible para tus músculos y evitan que se cansen. Cuando se cansa un músculo, se contrae mucho más fácilmente y es más propenso a un calambre. Evita esfuerzos excesivamente arduos antes de que estés capacitado adecuadamente. Eleva tus millas gradualmente para evitar el exceso de entrenamiento o marcar demasiado tus músculos.

Tratamiento

Cuando sufres de un calambre muscular, deja de pedalear e intenta estirar y masajear el músculo tanto como te sea posible. Reduce la intensidad del pedaleo y trabaja estiramientos regulares en tu rutina de ciclismo, para mantener tus músculos relajados y flexibles. Apunta a comer una dieta saludable para puedas naturalmente cargar carbohidratos y electrolitos.

Más galerías de fotos



Escrito por abby roberts | Traducido por ana karen salgado beltrán