Ciclismo y bursitis de cadera

El ciclismo es un deporte que puede ser disfrutado por personas de todas las edades, pero tiene ciertos riesgos. Según la publicación "American Family Physician", las lesiones causadas por el ciclismo representan más de 1.2 millones de visitas al médico en un año en Estados Unidos. El movimiento repetitivo de este deporte puede llevar a varios tipos de lesiones por sobreuso o esfuerzos, incluyendo la bursitis de cadera. Si crees que puedes estar lesionado, lo mejor es consultar a tu médico para que te examine y te de un tratamiento adecuado en vez de autodiagnosticarte.

Bursitis de la cadera

La bursitis es una condición que se produce cuando la bursa se inflama. Una bursa es una pequeño saco, usualmente lleno de fluido, que actúa como amortiguador entre huesos y tejidos conectivos, dice la American Academy of Orthopaedic Surgeons (AAOS, por sus siglas en inglés). La punta ósea de la cadera es llamada trocánter mayor y hay bursas ubicadas sobre el hueso, entre el hueso y los músculos para la articulación de la cadera, dice la AAOS. Cuando la bursa se inflama, también puede ser llamada bursitis trocantérea. Hay otra bursa ubicada dentro de la cadera; cuando esta se inflama, el dolor se produce en la ingle. Los síntomas de bursitis de cadera incluyen dolor en esa zona, que puede empeorar si se sigue haciendo ejercicio o al caminar.

Ciclismo y bursitis

Según la AAOS, la bursitis de cadera puede producirse por sobreuso, especialmente por el uso repetitivo como al andar en bicicleta o correr. "American Family Physician" dice que la bursitis de cadera se produce en ciclistas debido al deslizamiento repetido de la fascia lata, músculo ubicado sobre el trocánter mayor. Conducir una bicicleta que no es la más adecuada para ti puede también hacer que tu cuerpo trabaje más, generando más estrés sobre él e incrementando el riesgo de sufrir lesiones por sobreuso.

Tratamiento

Una vez diagnosticada por un médico mediante un examen, el tratamiento para la bursitis de cadera puede incluir dejar de andar en bicicleta hasta que tu cuerpo puede recuperarse. También se pueden tomar medicamentos antiinflamatorios, aplicar hielo sobre la cadera durante 20 a 30 minutos cada tres o cuatro horas durante varios días o hasta que el dolor desaparezca, o recibir inyecciones de corticoesteroides en la bursa, informa la Universidad de Buffalo. Es importante evitar las actividades que pueden empeorar la lesión durante el tratamiento.

Regreso al ciclismo

Si vuelves a andar en bicicleta muy pronto, antes de que tu cadera se haya sanado, puedes correr el riesgo de volver a lesionarte o puedes empeorar la lesión y, posiblemente, sufrir daño permanente. Tu médico o tu terapista físico te harán hacer ciertos ejercicios y te ayudarán a determinar cuándo es seguro volver a andar en bicicleta. Cuando lo hagas, puede que tengas que bajar el asiento. Entrar en calor antes de andar en bicicleta y estirar la cadera y los muslos puede también ayudar a reducir el riesgo de desarrollar bursitis.

Más galerías de fotos



Escrito por jaime herndon | Traducido por mariana palma